15 de diciembre de 2013 / 06:39 p.m.

Hermosillo.- Científicos del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) detectaron capacidad antibacteriana y antiviral en hongos que se desarrollan en la sierra del sureste de Sonora.

El investigador de la coordinación de Tecnología de Alimentos de Origen Vegetal del CIAD, Fernando Ayala Zavala, señaló que científicos del centro viajaron a la sierra del municipio de Alamos, ubicado a 385 kilómetros al sureste de esta capital.

Indicó que se colectaron hongos para evaluar su capacidad antibacteriana y antiviral, con el fin de utilizar sus compuestos naturales para elaborar sustancias que eviten infecciones estomacales ocasionadas por alimentos contaminados.

Explicó que se exploraron diferentes organismos, principalmente hongos del género Phellinus que son los que crecen como parásitos en los troncos de los árboles, de los cuales se alimentan, obteniendo energía y generan defensas contra sus depredadores.

Manifestó que los hongos generan compuestos naturales, llamados fenólicos, que pueden tener capacidad como antibióticos, antioxidantes y antivirales.

Se evaluaron específicamente tres hongos diferentes que son Phellinus badius, Phellinus grenadensis y Phellinus fastuosus.

Lo que se encontró, anotó, es que mientras más alto sea el contenido de estos compuestos naturales en los hongos, mayor es la actividad antibacteriana y mayor la actividad antiviral.

Destacó que esos compuestos juegan un papel muy importante y se continuará con las pruebas con el fin de buscar aplicaciones a los extractos de estos hongos como conservadores antimicrobianos y antivirales contra virus que causan enfermedades entéricas.

La propuesta de aplicación que trabaja el CIAD es el uso de las propiedades antibacterianas y antivirales de estas tres especies de hongos como conservadores de la calidad de alimentos a través de soluciones como recubrimientos comestibles y encapsulados, entre otros.

Asimismo, los extractos también pueden encontrar aplicaciones en otro tipo de industrias como la farmacéutica y la cosmética.

"Se tiene evidencia de que estos compuestos naturales también pueden evitar que las bacterias de las infecciones más comunes del estómago como Salmonella y Escherichia coli se adhieran a las células humanas y que no se lleve a cabo la infección", dijo.

Refirió que los hongos estudiados son ricos en estos compuestos y se apuesta a que puedan presentar esta propiedad, pero aún hay bastante por hacer para concretar aplicaciones.

Ayala Zavala indicó que enfocan el estudio para identificar qué tipo de compuestos específicos tienen estos hongos, qué tan seguros son para los humanos, cómo matan a las bacterias y en qué partes de la infección puede afectar.

Notimex.