2 de agosto de 2013 / 01:01 a.m.

Denver  Si estar a más de mil 600 metros sobre el nivel del mar no es suficiente para los visitantes de Denver, los huéspedes de un hotel pueden pagar 50 mil dólares por estar siete metros más altos en una habitación inflable elevada entre los rascacielos del centro de la ciudad.

Elevada en lo alto de una plataforma fijada al techo de una furgoneta aparcada frente al hotel Curtis en el centro de Denver, "el único hotel flotante del mundo" es una habitación pequeña pero completamente funcional, según los documentos promocionales del hotel.

La estancia inflable de 1.5 por 2.1 metros, dimensiones similares a las de un ascensor, es obra del artista Alex Schweder, que la creó para un festival local para promocionar el arte.

Hecha de vinilo claro con paredes inflables como una habitación elástica para niños, la estancia está amueblada con una cama, una silla, un sofá y un baño. El sofá y la silla se retraen cuando la cama se despliega.

Un enrejado de aluminio alrededor de la habitación protege al huésped en caso de que sea sonámbulo.

La habitación es parte de la gran experiencia de cultura pop del hotel Curtis, dijo la directora de ventas y marketing Kate Thompson.

 — REUTERS