24 de marzo de 2014 / 08:58 p.m.

Todos recordamos la tarde de domingo del 24 de marzo de 1996. Muchos por el golazo de volea de Verdirame, otros por la excelsa media vuelta de Luis Miguel Salvador.

Otros recuerdan la inolvidable frase de Don Roberto Hernández Jr: "Que Dios Bendiga a todos los que le hicieron daño a este equipo".

Infinidad de veces hemos visto la imagen del aficionado felino llorando en la malla por lo que sucedió esa tarde.

Hoy se cumplen 18 años de aquel día, tan triste para los Tigres y de tanta alegría para los Rayados.

Un día como hoy el Monterrey inició una paternidad en Clásicos importantes sobre los Tigres, el 2-1 de aquel lejano año 96, consumó la caída de los felinos a la segunda división. Perdió la categoría.

La victoria de Morelia contra Veracruz de 1-0, dejó con muy pocas posibilidades de rescatar la situación, pero la ilusión estaba en cada uno de los aficionados que llenaron el Universitario para este importante encuentro.

Todo era alegría, esperanza y nervios en las tribunas, tribunas que explotaron con el prematuro gol de Omar Arellano, padre, quien puso el 1-0 a favor de los locales.

Pero todo se volvió gris, el estadio enmudeció cuando Aredes desbordó desde la izquierda, recortó a un defensa con facilidad y con una técnica de alto nivel sacó un centro de tres dedos, medido par Verdirame que ya esperaba prender ese balón.

La mirada del Pibe estaba en el esférico pero ya sabía donde iba a entrar esa pelota. Siboldi se lanzó queriendo alargar sus brazos unos dos metros, distancia que talvez habría sido suficiente para detener ese bombazo. Fue el 1-1.

Toda ilusión terminó cuando Luis Miguel Salvador, en ese momento delantero de Rayados, ahora presidente deportivo del equipo, recibió un balón, en su control salió elevado, y de media vuelta disparó. Fue el 2-1. Todo en el primer tiempo.

Con coraje y ganas, pero con poco futbol, Tigres no pudo anotar, perdió le que hasta entonces era el Clásico más doloroso para toda la nación felina. Esto quedó inmortalizado con una de las frases más conmovedoras e inmortales de Don Roberto Hernández Jr, al despedir la transmisión de RG690 La Deportiva:

"Se acabó, Monterrey ganó, Tigres de la Autónoma de Nuevo León está en segunda división, que Dios Bendiga a todos los que le hicieron daño a este equipo".

Otro dato curioso de este partido y que aun después de 18 años no tiene una explicación clara, fue la canción que sonó al término del encuentro, la famosa canción "Se fue" de Laura Pausini.

Es 24 de marzo, un día de dolor para los Tigres y de gozo para el recuerdo Rayado.