4 de mayo de 2014 / 04:48 a.m.

En momentos en que lidia con problemas de adicción, Oscar De La Hoya dijo el sábado que está preparado además para pelear para mantener el control de su compañía promotora de boxeo.

El ex campeón dijo que Golden Boy Promotions sigue siendo su compañía, pese a su dañada relación con el director ejecutivo Richard Schaefer por sus lazos con Floyd Mayweather Jr. Y los recientes esfuerzos de De La Hoya para reconciliarse con el promotor rival Bob Arum.

"Yo tengo mi visión y mis planes", dijo De La Hoya. "Nadie va a impedirme hacerlo. No es por gusto que la compañía se llama Golden Boy".

De La Hoya habló por primera vez públicamente sobre los problemas en su compañía, una de las dos mayores promotores en el mundo del boxeo, en una conferencia de prensa apenas horas antes de la pelea entre Mayweather y el argentino Marcos Maidana.

Golden Boy ha promovido las peleas de Mayweather, y Schaefer ha formado una estrecha relación con el púgil y con Al Haymon, apoderado de Mayweather y varios boxeadores importantes. Pero Schaefer dijo que nunca va a trabajar con Arum ni va a negociar peleas entre Golden Boy y la compañía de éste, Top Rank.

De La Hoya indicó que él y Schaefer han estado comunicándose entre sí por intermedio de abogados, aunque dijo que planeaba estrecharle la mano durante la pelea de Mayweather y quizás darle un abrazo.

De La Hoya, que se sometió a rehabilitación por problemas con drogas y alcohol por segunda vez en septiembre pasado, dijo que planea estar muy involucrado en Golden Boy de nuevo mientras prosigue su recuperación. Dijo que visitó a Arum en su casa en Los Ángeles esta semana para tratar de arreglar disputas con el promotor que guió su carrera y que está dispuesto a hacer negocios con él nuevamente.

AP