9 de junio de 2014 / 03:03 a.m.

Oscar De La Hoya y Félix 'Tito' Trinidad fueron los principales inducidos al Salón de la Fama del boxeo luego de los logros que consiguieron a lo largo de sus carreras.

 

Coronando una carrera que incluyó 10 campeonatos del mundo en seis divisiones distintas y un oro olímpico, el Golden Boy ha encontrado un hogar permanente.

Oscar De la Hoya fue inducido el domingo al Salón de la Fama del Boxeo Internacional.

"Hoy se marca un increíble logro personal", dijo De la Hoya, quien tuvo una marca como amateur de 223-5 con 153 nocauts. "Pero este reconocimiento nunca hubiera sido posible sin mi familia, mis amigos, y sobre todo, mis aficionados".

La generación 25ta del Salón de la Fama incluye a dos contemporáneos de De la Hoya en la era moderna, el astro puertorriqueño Félix "Tito" Trinidad y el galés Joe Calzaghe.

También fueron inmortalizados George Chaney, Charles Ledoux y Mike O'Dowd en la categoría de veteranos; Tom Allen entre los pioneros; y el promotor Barry Hearn y los referees Richard Steele y Euguen Corri, además del periodista Graham Norton; y el fotógrafo de Sports Illustrated Neil Leifer en las categorías de no participante y observador.

Los elegidos fueron seleccionados por la Asociación de Cronistas de Boxeo y un panel de historiadores internacionales del deporte.

De la Hoya ganó la medalla de oro en la categoría de peso ligero en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. Se convirtió en profesional un año después y obtuvo su primer título, el súper pluma de la OMB en apenas su 12do combate.

De la Hoya también obtuvo coronas como peso ligero, súper ligero, welter, súper welter y peso medio. Su pelea de 2007 ante Floyd Mayweather Jr. fue una de las más ricas en la historia del boxeo, atrayendo casi 2,5 millones de compras en pago por evento. Se retiró en 2008 tras caer ante Manny Pacquiao con un récord profesional de 39-6 y 30 nocauts y en 2002 estableció Golden Boy Promotions.

El peleador de origen mexicano mencionó durante su discurso el futuro del deporte.

"Debemos dejar los egos de lado que han dañado al deporte y perjudicado nuestra reputación", señaló. "Nosotros, los promotores, no debemos guardar rencores que sólo dividen el deporte. Y más importante aún, debemos darle a los aficionados las peleas que quieren ver".

Entrenado por su padre, Trinidad se inició en el boxeo a los 10 años en su natal Puerto Rico y se convirtió en uno de los más laureados, consiguiendo marca de 51-6 como amateur antes de entrar al deporte de paga. Noqueó en dos asaltos a Maurice Blocker para obtener el cetro welter de la FIB en su 20mo pleito como profesional y defendió su corona en 15 ocasiones, incluyendo una controversial decisión dividida ante De la Hoya.

Trinidad ascendió para conquistar el cetro súper welter al vencer a David Reid en marzo de 2000 y más tarde unificó cinturones al noquear en el 12do asalto al entonces campeón de la FIB, Fernando Vargas. En 2001 se convirtió en campeón de tres divisiones al noquear en el quinto round a William Joppy para obtener el título medio de la AMB.

"Es un gran honor para mí, mi padre, mi familia y todo el equipo", dijo Trinidad, quien se retiró en 2009 con marca de 42-3 y 35 nocauts. "Es el mayor triunfo de mi carrera".

AP