9 de marzo de 2013 / 04:43 p.m.

Monterrey.- • La Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) impartió un taller sobre comportamiento canino, con el propósito de capacitar al público sobre el adecuado manejo de sus mascotas, en atención a su naturaleza y conducta instintiva.

La institución educativa advirtió que la sobreprotección, excesiva alimentación de las mascotas en horarios inadecuados, junto al confinamiento a espacios cerrados, les provoca hiperactividad y estrés, puede desencadenar en maltrato, inmovilización o abandono.

Refirió que considerado el mejor amigo del hombre, el perro es un animal doméstico adoptado como un miembro más de la familia, que en la actualidad se tiende a humanizar y mimar cada vez más, generándole ansiedad e inapropiados hábitos.

La jornada se realizó en el Centro de Exposiciones Agropecuarias de la UANL, para facilitar la interacción de las especies de compañía con las familias, indicó.

El presidente de la asociación civil Manadak-9, Eduardo Martínez Arriaga, dijo que "lo que tratamos es canalizar los problemas de conducta que tienen los perros, y que las personas entiendan que normalmente los animales tienen estos problemas a consecuencia de los manejos inadecuados en la casa".

Detalló algunos hábitos que deben corregir los dueños de las mascotas, como proporcionarles alimentos todo el tiempo, por lo que hay que establecerles horarios y raciones de comida. Asimismo, enfatizó, es necesario evitar tener amarrados y aislados a los perros.

Recomendó que "hay que sacar a pasear a la mascota en espacios abiertos, porque esos tipos de factores van desarrollando en el canino un concepto de desestabilidad emocional de tal manera que él mismo, al estar estresado, empieza a ocasionar problemas de destrucción y molestia".

Otro punto importante que se debe corregir es que los dueños no sobreprotejan a sus perros, porque algunos toman el rol de humanos, y cuando una especie como ésta no tiene establecida su naturaleza, hay una confusión fuerte, añadió.

En el taller avalado por la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la UANL, se impartieron actividades básicas, en donde el dueño camina con su perro sin jalarlo para que no tenga miedo a los autos, las personas, otros canes y que entre en un proceso de socialización con los mismos.

Martínez Arriaga destacó entre las actividades, la especialidad del salto de obstáculo, en el que en un circuito los perros empiezan a desarrollar decisiones, ejercitarse y desfogar esa energía acumulada.

También se entrena a estos animales de compañía para que trabajen en terapias para personas especiales, agregó el especialista.

Señaló que "en el contacto del perro con la persona especial, el perro se utiliza como herramienta de enlace entre el terapeuta y el paciente, y los resultados que hemos visto es que el perro no es alguien que juzga y el niño o persona se desenvuelve perfectamente con él".

"Nosotros pensamos que la naturaleza del perro, la esencia en sí, combina o hace una simbiosis con la naturaleza de la persona especial, pero hay una conexión ", indicó.

El especialista recomendó entrenamientos cada 15 días, para que en un lapso de dos o tres meses se cumplan las metas y el canino tenga un comportamiento adecuado.

NOTIMEX