NOTIMEX
28 de abril de 2013 / 02:17 p.m.

Monterrey • El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reveló que el trato a las adolescentes embarazadas debe ser distinto y muy especial respecto a la atención que se brinda al resto de las mujeres, ya que regularmente enfrentan falta de apoyo de la pareja y problemas económicos.

En un comunicado, la especialista en Trabajo Social Clínico de la Unidad de Medicina Familiar 31 del IMSS, Eleana Lozano González, refirió que las adolescentes embarazadas enfrentan una problemática personal, familiar y social.

Estos problemas, enfatizó, ameritan la intervención oportuna del equipo multidisciplinario de salud que haga posible que esos embarazos lleguen a buen término y en las mejores condiciones tanto para la madre como para el bebé.

Refirió que el Programa Control Prenatal Adolescentes Embarazadas Fortalecidas nació como una estrategia institucional para enfrentar de manera efectiva una serie de problemáticas que surgen cuando las jóvenes menores de edad se enfrentan a la responsabilidad de ser madres a corta edad.

El programa, detalló, opera mediante cinco unidades de Medicina Familiar, que funcionan como sedes educativas para recibir a derechohabientes adolescentes embarazadas de otras unidades médicas de la misma zona, quienes reciben de manera organizada y programada una amplia capacitación, mediante cinco sesiones semanales y una de seguimiento a los tres meses.

Indicó que en las sesiones de capacitación el IMSS les brinda información sobre temas como fisiología del primero, segundo y tercer trimestre; factores de riesgo, lactancia materna, autoestima, equidad y género, metodología anticonceptiva, alimentación y depresión postparto.

En la sesión de seguimiento se ve puerperio, apoyo emocional y se vuelve a retomar lo de metodología anticonceptiva, señaló.

Destacó que cuando una adolescente inicia su atención en este programa, el personal de Trabajo Social percibe una falta de información sobre temas básicos y relevantes del embarazo.

Una vez que concluyen las sesiones, se nota un cambio importante en la preparación de estas jóvenes, que muy probablemente redunde en una mejor salud durante esta etapa de su vida, expresó.

Resaltó que las adolescentes embarazadas van en aumento y los principales problemas que enfrentan son la falta de apoyo de la pareja o de la familia, falta de recursos económicos y su situación emocional poco clara.

Indicó que este programa inició en febrero del 2012, año en el que se brindó apoyo a jóvenes embarazadas y actualmente se trabaja con un grupo que recibe atención de personal de Trabajo Social, Ginecología, Médicos Familiares, Nutrición, Psicología y Enfermería.