19 de septiembre de 2013 / 01:07 p.m.

 México, San Francisco • De aprobarse la propuesta de reforma hacendaria de Enrique Peña Nieto, el Instituto Nacional de Cancerología (Incan) tendrá un recorte presupuestal de 239 millones de pesos en 2014, informó José Luis Márquez Martínez, secretario de la Comisión de Hacienda y Crédito Público en la Cámara de Diputados.

“En 2013 el presupuesto aprobado (del Incan) fue de mil 621 millones de pesos, mientras que en la propuesta para 2014 se solicitaron mil 381 millones”, comentó el legislador a MILENIO.

Por ello, abundó el diputado del PRI, una vez que se inicie el proceso de revisión y análisis del Presupuesto de Egresos de la Federación “se harán los ajustes necesarios y se impulsará que los impuestos especiales, como el ya aprobado al tabaco y el sugerido a las bebidas azucaradas, se destinen directamente a la lucha contra el cáncer”.

Tras la develación de una placa conmemorativa sobre el apoyo brindado por las legislaturas 61 y 62 al programa de atención, acceso y prevención del cáncer de ovario del Incan, Márquez consideró esencial que en la discusión del presupuesto se “apueste a una medicina preventiva”.

Por ello, se sumó a la propuesta del diputado del PAN Isaías Cortés, presidente de la Comisión de Salud, quien en la ceremonia anunció el compromiso de buscar que todos los impuestos especiales vayan directamente a combatir el cáncer.

“Todos conocemos el impuesto al tabaco, y ahora se está proponiendo uno de un peso por litro al refresco; lo que no queremos es que se vaya a una bolsa común (como en 2013)”, comentó Cortés.

“Vamos a proponer que estos impuestos especiales vayan a un fideicomiso que se destine a temas de cáncer y enfermedades cardiovasculares. Es así como pretendemos fortalecer el presupuesto del Incan”, detalló el panista.

Márquez explicó que apoyará la petición, aunque “todo dependerá de cuánto se recaude en la reforma hacendaria, y a partir de ahí es cómo vamos a trabajar en el Prepuesto de Egresos: ver cuáles son los cambios, conocer los montos y hacer la repartición”, detalló.

Por su parte, el director del Incan, Abelardo Meneses, después de develar la placa propuso a los 500 diputados que donen un día de su salario a la campaña Un minuto contra el cáncer, con la que se pretende fortalecer la investigación, culminar la torre nueva de cancerología, equiparla con aparatos de vanguardia y otorgar tratamiento oportuno a personas de escasos recursos.

“Vamos a ir con los diputados, como lo hicimos con los senadores. Hemos recibido muy buena respuesta”, explicó Meneses.

Retomar estrategias

En la ceremonia, Martha Lucía Micher, de la comisión de Equidad y Género de la Cámara de Diputados, propuso una serie de estrategias similares a las realizadas en 2011 para luchar contra el cáncer de ovario y cérvico-uterino.

La diputada sugirió al Incan trabajar junto con dicha comisión en campañas en las que unidades médicas equipadas se trasladen a lugares de alta concentración de gente, como cerca del Metro o en parques, para efectuar de forma gratuita exámenes de mama, papanicolau y de ovario.

Incluso consideró que, como se hizo el año pasado, se puede hacer una campaña casa por casa o llegar a mujeres que venden comida y otros artículos en la calle para hacer exámenes preventivos.

“Nos topamos con el pretexto en 2011 de que muchas mujeres no tenían el permiso de su marido, pero las convencíamos y lamentablemente muchas de esas mujeres salieron positivas. Sigue prevaleciendo el machismo del esposo que no permite que toquen a su mujer”, comentó.

Micher consideró fundamental que, además de utilizar los medios electrónicos, se pongan mensajes sobre el cáncer en el trasporte público, como el metrobús, al que acceden alrededor de un millón de mexicanos cada día.

Asimismo, dijo que es fundamental hacer un llamado para que en entidades como el Estado de México se instalen centros oncológicos que atiendan a la población no derechohabiente, ya que “resulta ilógico que tengan que trasladarse hasta el Incan”.

Google creará empresa de salud

La firma de internet Google dijo que planea establecer una compañía denominada Calico, encabezada por el presidente de Apple Inc y Genentech, Art Levinson, para desarrollar tecnologías destinadas a abordar problemas de la salud relacionados con el envejecimiento.

La nueva empresa será administrada separadamente de Google y se enfocará en temas como las enfermedades con riesgo de muerte y problemas que afectan la agilidad mental y física por el envejecimiento.

“Aunque ésta es claramente una apuesta a largo plazo, creemos que podemos lograr buenos progresos dentro de escalas de tiempo razonables, con los objetivos y las personas correctas”, dijo el presidente ejecutivo de la empresa, Larry Page, en una publicación en internet.

Google no dio ningún otro detalle sobre la nueva compañía, ni siquiera dónde tendrá sede, ni con cuántos empleados contará o si Page tendrá un rol directo en sus operaciones.

La empresa, que produce más de 90 por ciento de sus ingresos a partir de la publicidad, ha invertido en varios proyectos considerados arriesgados desde que Page —uno de sus fundadores— retomó el cargo de presidente en 2011. Actualmente trabajan en autos sin conductor, computadoras “calzables” y globos aerostáticos que brindan acceso inalámbrico a internet en regiones remotas.

— BLANCA VALADEZ, REUTERS