13 de enero de 2014 / 01:42 a.m.

Desde que el técnico Marco Antonio "Fantasma" Figueroa llegó a la Universidad de Chile, en julio de 2013, le ha sido imposible armar un equipo a su gusto debido a que los dirigentes le imponen jugadores, aseguraron hoy fuentes deportivas.

"Para mí no era prioridad haber traído un central. Pedí un contención y me trajeron un defensa", dijo Figueroa a periodistas respecto a Matías Caruzzo, último refuerzo del club, lo que confirma el disgusto del "Fantasma" con la plana directiva de la escuadra Azul.

Estas declaraciones también repercutieron al interior del plantel y los jugadores universitarios mostraron en público su desagrado por las declaraciones de Figueroa.

"Encuentro que estuvo mal (Figueroa) y es lamentable para el Mati (Caruzzo)", expresó el delantero de la Universidad de Chile, Isaac Díaz.Figueroa militó como jugador en los clubes mexicanos Monarcas Morelia, América y Atlético Celaya, mientras que como entrenador estuvo en Tecos, Querétaro y Monarcas Morelia, entre otros.

El diario "La Cuarta" señaló este domingo que algunos referentes, como el defensa José Rojas y el arquero Johnny Herrera, increparon al técnico tras el último entrenamiento del cuadro realizado la víspera.

La principal crítica de Rojas y Herrera a Figueroa es por la forma en que se refirió a los nuevos jugadores del club, en particular a Caruzzo, y llegaron al acuerdo de no seguir con las críticas públicas, según el periódico.

Según el diario "El Mercurio", Figueroa no estaría errado en sus reclamos, ya que José Yuraszeck, presidente de la concesionaria Azul, le aclaró al "Fantasma" que los refuerzos los escoge el directorio de la empresa.

El técnico chileno ahora espera la contratación de un delantero para reforzar la línea ofensiva, el uruguayo Rodrigo Mora, de River Plate de Argentina, quien estaría en la lista de posibles y últimos refuerzos.

NOTIMEX