AP
1 de noviembre de 2013 / 02:22 p.m.

 Millones de indios se abastecieron de petardos, repartieron golosinas y adornaron sus hogares con linternas resplandecientes y luces de bengala para el domingo del Diwali, fiesta religiosa hindú conocida como el festival de las luces.

Con el Diwali, el más importante festival del año en la India, se celebra el triunfo del bien sobre el mal. Los festejos más grandes —y ruidosos— se registran el domingo, cuando la gente da inicio a una serie de explosiones casi constantes de petardos que iluminan el cielo antes de dejar una oscura y neblinosa nube que dura días.

Este año, conscientes de la contaminación y el peligro de los ensordecedores festejos, las autoridades han presionado para reducir el número de petardos, y algunas escuelas enviaron avisos a los hogares de los estudiantes en los que exhortaron a los padres a no comprar muchos juegos pirotécnicos.

Los lúgubres aprietos económicos del país también podrían afectar las celebraciones de este año.

En un mercado mayorista en Nueva Delhi, el comerciante Mahesh Chand Sagar dijo que la recesión económica ha afectado las ventas.

"Satisfacer las necesidades básicas se ha convertido en un problema", dijo Sagar, de 40 años y que durante los últimos 10 se ha dedicado a la venta de velas, coronas y otros artículos decorativos. "Se la gente no puede completar las necesidades básicas, ¿cómo podrían comprar artículos decorativos?"

Generalmente, la gente compra oro durante el Diwali, como joyas, monedas y pequeñas estatuas del dios Ganesh. Pero el gobierno ha impuesto un elevado impuesto a la importación de oro, lo que ha provocado que los precios, ya elevados, queden fuera del alcance de muchos.

Aun así, parece poco probable que las preocupaciones por la contaminación y la situación económica afecte mucho el entusiasmo por el Diwali. En vísperas del festival, la gente regala golosinas, limpian vigorosamente las casas y ofrecen oraciones a Ganesh y a la diosa hindú de la fortuna, Laksmí. Las tiendas han estado abarrotadas de clientes que compran ropa nueva, regalos para amigos y compañeros de trabajo y adquieren decoraciones con iluminación para sus viviendas. Los alfareros incrementan la producción de las populares lámparas de aceite conocidas como diyas.

Durante la noche del Diwali, las familias se reúnen para la espectacular exhibición de juegos pirotécnicos que se realiza en todas partes del país.

El Diwali también es celebrado por hindúes en otras partes del mundo, como Sri Lanka, Mianmar, Nepal y Malasia.