AGENCIAS.
12 de noviembre de 2013 / 12:15 a.m.

Nueva York.- Un empresario ofreció a un indigente 100 dólares o enseñarle informática. Eligió el curso y en poco tiempo creó una aplicación. Ya tiene 30.000 seguidores.

En un mes, un indigente de Nueva York se volvió una celebridad en las redes sociales al aprender programación y crear una aplicación sobre calentamiento global y cambio climático.

Desde hace pocas horas, Leo  creó un Facebook bajo el nombre Journeyman que ya tiene 30.000 seguidores.

Su historia es realmente increíble. La casualidad lo unió a Patrick McConlogue, un joven programador de Manhattan, quien decidió darle algo más que una mano.

Camino al trabajo se cruzaba todos los días con el “indigente”, que vive en la zona costera al río Hudson.

Patrick lo siguió durante varios días y confirmó lo que ya intuía: Journeyman resultó ser un tipo saludable, sobrio y deportista.

En agosto, McConlogue le hizo dos ofertas: o te doy 100 dólares o te traigo una computadora usada y tres libros de java para enseñarte a trabajar. Durante las cuatro semanas tendrían una hora de clase al día.

Leo “Journeyman” fue astuto: “con 100 dólares vivo cuatro días, una semana a lo mucho. Un curso de programador puede ser una fuente de trabajador”.

El indigente no tenía ni idea de informática. Su benefactor le regaló un Samsung Chromebook 3G, un cargador de baterías de energía solar y tres libros de Javascript, cada uno con un nivel diferente de dificultad.

En poco tiempo de trabajo ya casi había desarrollado su primera aplicación, según el mecenas.

Pero muchos creen que detrás de la historia -que encierra la parábola: “no regales peces, enseña a pescar”- hay una maniobra de marketing viral del propio McConlogue.