12 de marzo de 2013 / 12:21 p.m.

Ciudad del Vaticano • El segundo cónclave del milenio inicia hoy en medio de incertidumbre y especulación, sin un candidato definido y por lo menos con 10 cardenales calificados de papables por la prensa, entre los que por primera ocasión se menciona a un estadunidense y un latinoamericano.

Entre los más citados por los medios de comunicación como favoritos a suceder a Benedicto XVI destacan el italiano Angelo Scola, cardenal de Milán; el canadiense Marc Ouellet, jefe de la Congregación de Obispos del Vaticano; el húngaro Peter Erdo, que ocupó dos veces el puesto del canadiense; el brasileño Odilo Pedro Scherer, arzobispo de Sao Paulo, y el estadunidense Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York.

A pesar de las especulaciones de la prensa, en estos momentos los comunicadores y los analistas suelen citar un dicho famoso en Roma: “"Quien entra Papa al cónclave, sale cardenal"”.

Las alianzas a favor de algunos purpurados se empezaron a concretar este fin de semana, en el que los cardenales sostuvieron encuentros informales y en entrevistas ofrecidas al término de las misas que presidieron en sus templos asignados en Roma, la mayoría señaló tener ya definido el perfil de su candidato, por lo que prevén un cónclave de pocos días en la Capilla Sixtina.

De los cardenales señalados como papables por distintos medios, ninguno ingresa al cónclave con la mayoría necesaria para alcanzar los 77 votos requeridos —dos terceras partes— para ser nombrado obispo de Roma.

Hay 115 cardenales electores y 61 son europeos, de los cuales 28 son italianos y un grupo importante de ellos se menciona en la prensa, principalmente en el diario Corriere della Sera, que apoyan al italiano Angelo Scola con alrededor de 40 votos, poco más de la mitad de los necesarios.

ANÁLISIS

De acuerdo con el análisis de la organización Observatorio Eclesial, coordinado por el investigador de la UNAM Bernardo Barranco, el cónclave está marcado por dos líneas políticas del Vaticano, la primera formada por los cardenales creados por el Papa Juan Pablo II (44 por ciento de los electores), que son de mayor edad y experiencia política; la segunda por los designados en los últimos años por Benedicto XVI (56%), entre los que no hay un consenso sobre una persona para dirigir a la Iglesia, por lo que “es claro que ninguna de las dos corrientes tiene una mayoría aplastante”, afirma el documento.

El brasileño Odilo Pedro Scherer, arzobispo de San Pablo, Brasil, de origen alemán, es un cardenal al que se considera que puede contar con 25 votos, porque puede recibir el apoyo de estadunidenses y latinoamericanos.

Por los estadunidenses dos cardenales se han colocado en la terna de los medios, Timothy Dolan y Sean Patrick O’Malley, arzobispo de Boston. Otro del continente que se ve con simpatía es el canadiense Marc Ouellet, quien tiene una larga experiencia en América Latina y coordinando a los obispos de la Iglesia católica.

En la última conferencia de prensa, Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, solo dio a conocer que la misa de inicio del pontificado puede no ser en domingo, como se realizó con Benedicto XVI, pues “"no necesariamente tiene que ser ese día"”.

Esa misa solemne, a la que asisten diplomáticos y presidentes de los países, sustituye a la de coronación, abolida en el pontificado de Pablo VI (1963-1978).

MEXICANOS

Al conocerse la renuncia de Benedicto XVI se mencionó, como en 2005 al morir Juan Pablo II, al cardenal Norberto Rivera Carrera como uno de los latinoamericanos que pueden llegar a ser pontífice, pero sus simpatías disminuyeron y salió de la lista, además de que él mismo ya se había descartado antes de viajar a Roma.

Sin embargo, en los últimos días algunos artículos de Agencias como AFP colocaron en la palestra al cardenal Francisco Robles Ortega, de Guadalajara, calificándolo de un outsider (de fuera) que puede estar impulsado por un grupo de cardenales latinoamericanos e italianos, pero la víspera del Cónclave sus menciones como papable disminuyeron.

Robles Ortega fue uno de los pocos que no ofreció misa este domingo en el templo asignado, mientras que la mayoría de los cardenales, incluyendo los otros mexicanos, llevaron a cabo la liturgia y pidieron a los fieles orar por el cónclave, inclusive los que no son electores como Juan Sandoval Íñiguez.

Claves

Los más mencionados

-Angelo Scola, de 71 años, es arzobispo de Milán cercano a Benedicto XVI, experto en bioética, comunicador carismático y simpatiza con cardenales de las dos corrientes. Con él los italianos pueden regresar al papado después de casi 35 años.

-Odilo Pedro Scherer, de 63 años, es arzobispo de Sao Paulo, Brasil. Se le considera conservador, se menciona como el candidato más fuerte de América Latina, y dice “apreciar los aspectos no políticos” de la teología de la liberación.

-Marc Quellet, canadiense de 68 años, es prefecto de la Congregación para los Obispos, teólogo, habla seis idiomas, tiene experiencia en seminarios de América Latina y se le considera uno de los principales colaboradores de Ratzinger.

-Timothy Dolan, de 62 años, es arzobispo de Nueva York y se le reconocen sus dotes de predicador, además de que tiene fama de ser un gran intelectual.

-Gianfranco Ravasi, de 70 años, es ministro de Cultura del Vaticano, biblista italiano y portavoz del Atrio de los Gentiles, un foro de diálogo entre creyentes y no creyentes. Se dice que es el favorito del cardenal Bertone, secretario de Estado de Benedicto XVI.

EUGENIA JIMÉNEZ