29 de abril de 2014 / 03:51 a.m.

Las muestras de indignación por los comentarios atribuidos a Donald Sterling alcanzaron un nuevo nivel el lunes, cuando varias empresas revocaron sus contratos de patrocinio con los Clippers de Los Ángeles.

Por su parte, el entrenador Doc Rivers afirmó que es inminente "un mensaje muy fuerte" de la NBA en respuesta al escándalo que involucra a Sterling, dueño de los Clippers.

Ese mensaje llegará el martes, cuando el comisionado de la NBA Adam Silver ofrecerá una conferencia de prensa en Nueva York. Ahí, podría revelar las sanciones que la liga impondrá a Sterling.

Entre las opciones posibles figura una suspensión por tiempo indefinido y una multa cuantiosa. Silver puede imponer una sanción de incluso un millón de dólares sin requerir la aprobación de los demás dueños.

Sin embargo, se desconoce el alcance que pueden tener los poderes de Silver en este momento, pese a que el reglamento de la NBA da al comisionado un margen amplio de acción para proteger los intereses de la liga.

Muchos jugadores simplemente quieren que Sterling sea expulsado. El astro de los Lakers, Kobe Bryant, escribió en Twitter que el magnate "no debe seguir como dueño de los Clippers".

"Esto necesita manejarse del modo correcto", dijo Rivers. "No sé siquiera cuál es ese modo. Tengo un presentimiento, pero no lo sé".

Los Clippers descansaron el lunes. Rivers dijo que quería que su equipo se recuperara en el aspecto mental tras una semana caótica, en la que fueron revelados los comentarios atribuidos a Sterling, primero por TMZ y luego en Deadspin. La NBA no ha señalado si pudo autenticar que la voz en la grabación es la de Sterling.

Sin embargo, la esposa de Sterling dijo al canal KABC-TV en Los Ángeles que sí es su marido quien habla en las grabaciones filtradas.

"No puedo decirles lo molesto que estoy", dijo Rivers.

El martes se avizora como un día crucial para los Clippers, a corto, mediano y largo plazo. Ese día, el equipo de Rivers recibe a Golden State, unas ocho horas y media después de que Silver hable, en el quinto partido de la serie de primera ronda de los playoffs, empatada actualmente 2-2.

En tanto, el club ya está recibiendo otros golpes por las declaraciones.

CarMax y Virgin america anunciaron la rescisión de sus contratos de patrocinio con el equipo, y Kia Motors America planea suspender sus proyectos publicitarios con la franquicia. Insurer State Farm informó que "se tomará una pausa en su relación" con el equipo, aunque continuará difundiéndose un anuncio en el que aparece el escolta Chris Paul, y seguirán otras iniciativas de la compañía con la NBA.

AQUAhydrate, una empresa de Los Ángeles fundada por el magnate del rap "P Diddy" Combs y por el actor Mark Whalberg, anunció también que suspendería su patrocinio "tras los presuntos comentarios intolerables de Sterling... en tanto la NBA completa su investigación".

La pérdida de auspicio no sólo afectaría a los Clippers. Tendría un impacto en toda la liga, por un acuerdo para compartir ingresos.

"No tiene precedentes en la liga la oportunidad que se le presenta al comisionado Silver para asumir una postura categórica frente a cualquier forma de prejuicio en la NBA", consideró Marc H. Morial, presidente y director general de la National Urban League, una organización defensora de los derechos civiles.

En la conversación difundida durante el fin de semana se escucha a Sterling decirle a una mujer que no lleve gente de raza negra a los partidos de su equipo.

CarMax dijo que considera "totalmente inaceptables los comentarios que se le atribuyen" a Sterling y que se ve en la "necesidad de poner fin al patrocinio" del equipo.

La Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color (NAACP, por sus siglas en inglés), por su parte, dijo que no le entregará el premio a su trayectoria que tenía programado para el 15 de mayo.

El presidente de la sucursal de Los Angeles de la NAACP Leon Jenkins indicó que se le devolverá a Sterling la donación que hizo a esa organización.

AP