REDACCIÓN
26 de junio de 2014 / 01:58 p.m.

Las lluvias están causando estragos en Recife, donde tendrá lugar el último partido del grupo G entre Alemania y Estados Unidos, hasta el punto que el árbitro del encuentro, Ravshan Irmatov, se ha visto obligado a comprobar el estado del terreno de juego para comprobar si está apto para que se dispute el partido.

Aunque la FIFA está convencida de que el partido podrá disputarse, porque el Arena Pernambuco, escenario del encuentro, está drenando correctamente, los accesos al estadio están completamente inundados y la llegada de los aficionados está resultando difícil.

El periodista de Fox Sports Grant Wahl expresaba sus dudas antes de llegar al estadio: "Espero que el campo drene mejor que las calles de Recife", para después confirmar, a su llegada, que no había inundaciones: "He comprobado de primera mano la diferencia entre el 'estándar-FIFA' y el estándar para los brasileños normales. Vergonzoso", publicaba Wahl en su cuenta de Twitter.