20 de febrero de 2014 / 10:40 p.m.

 

Al menos tres personas fueron detenidas hoy imputadas de haber invadido de forma violenta el centro de entrenamiento del club Corinthians, donde amenazaron a los futbolistas y al entrenador del equipo más popular de Sao Paulo, Mano Menezes, informaron hoy fuentes oficiales.

El pasado 1 de febrero los hinchas pertenecientes a un sector organizado de la afición del equipo brasileño irrumpieron en el Centro de Entrenamientos Joaquim Grava, de la ciudad de Sao Paulo, insatisfechos con el desempeño de los jugadores.

Uno de los futbolistas que incluso recibió algunas agresiones fue el peruano Paolo Guerrero, quien convirtió el gol más importante de la historia del club, ante Chelsea, durante la conquista del Mundial de Clubes en 2012.

La Secretaría de Seguridad Pública del Estado de Sao Paulo informó de que dos de los hinchas fueron detenidos de manera preventiva, mientras que un tercero lo fue en una sede de un grupo de hinchas por portar armas y drogas, en el marco de la operación policial, bautizada como "Hooligans".

La Justicia determinó un total de 11 mandatos de prisión y de busca y captura contra los aficionados que invadieron el Centro de Entrenamientos Joaquim Grava, donde en el Mundial 2014 tiene previsto entrenarse la selección de Irán.

En la operación, que comenzó a las 4.00 hora local (7.00 GMT), participan 90 policías del Departamento de Homicidios y Protección a las Personas (DHPP).

La amenaza de los hinchas obligó al técnico Mano Menezes a cancelar el entrenamiento y a atender a una delegación de los aficionados, que cercaron durante tres horas a los futbolistas, que se refugiaron dentro de los vestuarios.

Los aficionados más exaltados rompieron una cerca metálica e invadieron la cancha en la que los jugadores iban a entrenarse e incluso fue necesaria la presencia de la policía para desalojarlos.

Además, exigieron hablar con algunos de los jugadores, pero la dirección del club prefirió no exponerlos a riesgos y resguardarlos en áreas más protegidas del centro de entrenamiento.

Mano Menezes se reunió con cinco representantes de los hinchas, quienes protestaron por el bajo rendimiento del equipo en el Campeonato Paulista e increparon principalmente a jugadores como Alexandre Pato y Emerson Sheik.

Blanco de la furia de los hinchas del Corinthians, Pato fue transferido al Sao Paulo esta semana.

AGENCIAS