13 de enero de 2013 / 05:47 p.m.

Hermosillo.- Investigadores del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD) y de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desarrollaron un biofungicida para controlar enfermedades en cultivos agrícolas.

El investigador adscrito al Laboratorio de Fitopatología de la Coordinación Regional del CIAD en Culiacán, Raúl Allende Molar, explicó que se trata del primer producto de su tipo desarrollado en instituciones de investigación mexicanas que llega al mercado.

Ello, anotó, evitará el uso de productos químicos para el control de antracnosis que afecta a diversos cultivos agrícolas.

Indicó que los mangos son afectados por una enfermedad llamada antracnosis que disminuye la calidad del fruto y afecta su comercialización y para combatirla se desarrolló el primer biofungicida, a base de la bacteria Bacillus subtilis.

El principal síntoma de la mencionada enfermedad son las manchas y algunos mercados exigen que los mangos no presenten ese tipo de problemas, mientras que otros consumidores exigen que la producción de los frutos se realice con el menor uso de químicos.

El biofungicida ayudará a los agricultores enfocados hacia la producción sustentable, a reducir los daños causados por esta enfermedad, incrementar la calidad de los frutos y las posibilidades de exportación.

Explicó que el manejo y control de antracnosis se realiza a través de productos químicos, sintéticos y que tienen efectos colaterales en la salud humana y el medio ambiente.

Esta nueva alternativa biológica, llamada "Fungifree-AB", controla la enfermedad en niveles iguales o superiores a los que se logran con fungicidas químicos.

Sólo que propone el uso de sistemas de producción sustentables y buscar nichos de mercado a los que no se ha podido acceder.

Allende Molar comentó que este nuevo producto se usa para fumigar una vez por mes el árbol del mango, lo que permite al productor obtener al final de la temporada mango de muy buena calidad sin residuos químicos.

Para que el biofungicida tenga mejores resultados, planteó, se debe aplicar en cinco ocasiones en la temporada de precosecha del fruto que va de enero a junio.

El biofungicida, que incluye en su formulación bacterias aisladas de la naturaleza, es inocuo para el ser humano y por ello la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) le otorgó su aval para el uso en las plantas de mango.

El producto está destinado a combatir la antracnosis en mangos, pero se ha probado también en aguacate y papaya con muy buenos resultados, por lo que está en trámite la autorización para controlar también la enfermedad en esos cultivos.

Allende Molar destacó que México ha sido en los últimos años el principal exportador de mango de diversas variedades.

Además de ser el principal productor de aguacate en el mundo y es uno de los primeros cinco países exportadores de papaya y el uso de este producto podría abrir nuevos mercados.

 NOTIMEX