12 de diciembre de 2013 / 10:28 p.m.

Valencia .- Investigadores de la Universitat Politécnica de Valéncia (UPV) y de la Universitat de Valéncia (UV), en el este de España, presentaron hoy el hallazgo del primer mural maya pintado al fresco en Guatemala, cuyo contenido pictórico relacionan con un acontecimiento histórico de la sociedad maya.

El hallazgo se efectuó en una estancia sellada en la Acrópolis de la ciudad de Chilonché y es de "especial relevancia" tanto por su técnica pictórica y artística como por su conservación a pesar del clima agresivo de la zona.

Según explicaron los codirectores del proyecto arqueológico, Cristina Vidal, profesora de la Universitat de València, y Gaspar Muñoz, de la Universitat Politécnica de València, las pinturas datan del año 770 después de Cristo.

Pertenecen a la bóveda de un edificio palaciego construido en lo alto de la Acrópolis, que fue sellado intencionadamente por los mayas y se mantuvo sepultado durante siglos por la selva.

El edificio, explicaron los expertos, tenía una función "política y ligada a la riqueza".

Vidal señaló que las pinturas retratan a personajes ataviados con sombreros o tocados exclusivos de la región y van acompañadas de jeroglíficos, que fueron analizados por los investigadores para descifrar los nombres y las fechas del acontecimiento.

"Se trata de ofrendas a personajes con características que llaman la atención y que quizás enlazan con leyendas mayas del área de Yucatán", aseguró.

Vidal destacó también el valor de los jeroglíficos para identificar los nombres de estos personajes "de poder" relacionados con la historia dinástica de las distintas ciudades mayas.

En el plano artístico, Vidal ha calificó las pinturas de "excepcionales", ya que los mayas todavía no trabajaban la técnica de la perspectiva pero expresan lejanía en el espacio y multitud de personas mediante la superposición de planos.

También se hallaron grafitos pintados en las estancias, hecho que supone una "novedad", ya que las investigaciones previas solo revelaban incisos en las paredes.

En 2009, el equipo de investigación del proyecto, denominado La Blanca y en el que participan la UPV, la UV y la Universidad San Carlos de Guatemala, logró el hallazgo de un mascarón maya de más de dos mil años de antigüedad en la misma acrópolis.

EFE

 Foto:efe