10 de abril de 2013 / 01:39 p.m.

La mayor sensación en las salas de operaciones en estos días es un robot de un millón de dólares y varios brazos que fue empleado en casi 400 mil cirugías en Estados Unidos el año pasado.

Pero ahora el ayudante tecnológico llamado Da Vinci está bajo escrutinio luego de algunos reportes de problemas por su uso, incluidas varias muertes que podrían estar vinculadas con él y con el elevado costo de utilizarlo.

Ha habido también algunos incidentes extraños y preocupantes: una mano robótica que no soltaba un tejido que había tomado durante una cirugía y un brazo del robot que golpeó a una paciente en el rostro mientras yacía sobre la mesa de operaciones.

La Administración de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés) revisa un aumento en los problemas que se han reportado durante las cirugías con robot. Anteriormente la agencia inició un sondeo de los cirujanos que utilizan este sistema.

Aumentan reportesLa FDA suele efectuar esos sondeos de dispositivos como un asunto de rutina, pero su portavoz Synim Rivers dijo que la razón ahora “es el incremento en el número de reportes recibidos” acerca del Da Vinci.

Los reportes presentados el año pasado incluyen al menos cinco muertes.

Se desconoce si realmente ha habido más problemas últimamente. Rivers dijo que no podía especificar exactamente a cuánto asciende el incremento y que simplemente podría reflejar una mayor conciencia entre los médicos y los hospitales sobre la necesidad de reportar problemas.

Podría también deberse a que ahora se usa más. El año pasado se realizaron 367 mil cirugías con robot frente a 114 mil en 2008, de acuerdo con el fabricante del Da Vinci, Intuitive Surgical Inc. de Sunnyvale, California.

Es el único producto que fabrica la compañía, y es el único sistema de robótica que cuenta con la autorización de la FDA para su uso en cirugía de tejidos suaves.

En cualquier tipo de operación puede haber complicaciones, y hasta ahora se desconoce si son más comunes en las que se hacen con robot, pero eso forma parte de lo que la FDA intenta averiguar.

Intuitive Surgical rechaza que haya habido un verdadero incremento en los problemas y dice que el aumento refleja el cambio que hizo el año pasado en la forma en que los reporta.

El sistema Da Vinci “tiene un excelente registro de seguridad con más de 1.5 millones de operaciones efectuadas a nivel global, y la tasa de eventos totalmente adversos ha permanecido baja y en línea con las tendencias históricas”, dijo Angela Wonson, portavoz de la empresa.

El Da Vinci es empleado en operaciones que incluyen la remoción de próstatas, vesículas y matrices, la reparación de válvulas cardiacas, la reducción de estómagos y el trasplante de órganos. Su uso se ha incrementado en todo el mundo, pero el sistema es más popular en Estados Unidos.

"“Estamos en la punta del iceberg. Lo que pensábamos que era imposible hace 10 años ahora es algo común y corriente”", dijo el doctor Michael Stifelman, jefe de cirugía con robot en el Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York.

Para los cirujanos, que controlan el robot sentados frente a la pantalla de una computadora en lugar de permanecer de pie sobre el paciente, estas operaciones pueden ser menos cansadas. Además, las manos del robot no tiemblan.

Los partidarios de la nueva máquina dicen que en ocasiones los pacientes sangran menos y con frecuencia son enviados de vuelta a casa antes que con las cirugías laparoscópicas convencionales y las operaciones en las que se efectúan incisiones grandes.

Doctores en contra

Algunos doctores afirman que se debe disminuir el entusiasmo sobre las cirugías realizadas con el robot Da Vinci, preocupados de que el factor de sensación y la intensa mercadotecnia hayan derivado en un incremento en el uso del artefacto.

Los que se oponen a esta tecnología argumentan que no se han realizado suficientes investigaciones sólidas que demuestren que las cirugías practicadas con robots sean mejores o cuando menos iguales a las convencionales.

Un informe de investigación a ser difundido próximamente sugiere que los problemas vinculados con la cirugía con sistemas de robótica se reportan en una cantidad menor a la real. Incluyen casos con “complicaciones catastróficas”, aseguró el doctor Martin Makary, cirujano de la Universidad Johns Hopkins y coautor del texto

“La rápida adopción de la cirugía con robot... se ha hecho en su mayor parte sin la evaluación adecuada”, afirmó Makary.

Muchos hospitales estadunidenses promueven este tipo de cirugía en folletos para los pacientes, en internet e incluso en anuncios en las carreteras. En parte buscan atraer clientes con el fin de pagar el costoso robot Da Vinci, que está en el mercado desde hace 13 años.

AP