25 de febrero de 2013 / 02:15 p.m.

Mauricio Aarón Pérez Romero, investigador de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) del IPN, unidad Zacatenco, desarrolló un prototipo de mano robótica antropométrica que tiene una capacidad de operación de 70 por ciento en comparación con la movilidad de una mano del ser humano y que además tiene un bajo costo.

Pérez Romero expresó que la novedad científica y tecnológica está en que el prototipo puede realizar diversos movimientos y se adapta a múltiples componentes auxiliares que realizan la función de unión con la parte que permanece adherida al cuerpo.

Insistió en que las prótesis que existen en el mundo no son completamente funcionales para el fenotipo mexicano y son muy costosas; hasta 40 mil pesos, mientras que la desarrollada en el IPN llegan a costar cinco mil pesos.

El investigador señaló que hasta 2010 se tenía registrado que seis por ciento de la población sufre alguna malformación o amputación del brazo que puede ser auxiliada mediante un sustituto artificial, como puede ser la mano y el antebrazo, hasta llegar a la articulación del hombro.

"“En México no existen prótesis que abarquen el fenotipo mexicano, por eso se buscó realizar el prototipo de una prótesis personalizada que cumpla ciertos parámetros y que pueda realizar los principales agarres que genera una mano que son: sujeción puntual, palmar, lateral, cilíndrica, esférica y de gancho”", expresó el investigador.

Pérez Romero buscó generar una prótesis diseñada en México a un bajo costo, y para ello realizó múltiples pruebas con el análisis y procesamiento de imágenes tomográficas computarizadas, para establecer las dimensiones entre las articulaciones de los huesos y los arcos que se forman en la palma de la mano.

Tras obtener las medidas, agregó, se hicieron simulaciones de los movimientos para buscar los perfiles que cumplieran con los parámetros naturales de la mano; posteriormente se hizo la síntesis de un mecanismo de cuatro barras para generar la trayectoria de los dedos.

Pérez Romero señaló que este prototipo se puede elaborar en cualquier centro convencional de máquinas y herramientas, manteniendo un elevado nivel antropométrico y antropomorfo; "“es uno de los dispositivos a nivel mundial que considera un equilibrio entre funcionalidad, seguridad y apariencia, buscando ante todo que no se altere o afecte al sistema natural del cuerpo"".

Para el diseño de la mano robótica, Pérez Romero trabajó en colaboración con los doctores Guillermo Urriolagoitia Calderón y Luis Héctor Hernández Gómez, profesores investigadores de la Sección de Estudios de Posgrado e Investigación de la ESIME Zacatenco. También participaron Alejandro Tonatiu Velázquez, Juan José Muñoz César y Christopher René Torres San Miguel, profesores de la misma escuela y especialistas en las áreas de mecanismo, control y manufactura, respectivamente.

— REDACCIÓN