1 de abril de 2014 / 03:23 a.m.

La arrolladora selección de Japón se clasificó a la final del Mundial Femenino Sub'17 de Costa Rica 2014 y con una goleada por 1-4 terminó con el sueño de una Venezuela que no encontró respuestas a la superioridad asiática.

Los goles del partido, disputado en el estadio Edgardo Baltodano, de la ciudad de Liberia, fueron obra de Fuka Nagano, en el minuto 14; Nana Ichise, en el 33; Rikako Kobayashi, en el 52, y de Hina Sugita, en el 63, de penalti, para la japonesas, mientras que para las venezolanas descontó Deyna Castellanos en el 90.

Con esta victoria, Japón se consolida como favorito al título, pues ya suma 21 goles a favor en sus cinco partidos jugados y solo uno en contra, lo que demuestra el poder de su ataque y su sólido muro defensivo comandado por la guardameta Mamiko Matsumoto.

Venezuela aguantó la presión japonesa en el inicio del partido, pero un potente remate de Nagano desde fuera del área abrió el marcador a los 14 minutos.

El segundo tanto cayó a los 33 minutos cuando la defensa venezolana no pudo rechazar el balón, lo que aprovechó Ichise para anotar casi en la línea de meta.

Japón siguió dominando las acciones y amplió el marcador con un gol de Kobayashi al 52 tras recibir sola en el área chica un centro lanzado desde la banda izquierda.

El cuarto lo marcó de penalti la mejor jugadora japonesa, Hina Sugita, quien con el dorsal número 10 es la encargada de distribuir el juego y manejar los hilos de su equipo.

La guardameta Matsumoto se lució al desviar al tiro de esquina un remate lejano de Daniuska Rodríguez que amenazaba con bañarla, en lo que fue una de las mejores ocasiones de las suramericanas.

La goleadora del Mundial, Deyna Castellanos, llegó a seis tantos gracias a un fuerte cabezazo cuando se jugaban dos minutos de reposición y de paso terminó con la gran racha japonesa sin encajar goles.

El próximo viernes se jugará la final en el estadio Nacional, de San José, entre Japón y el equipo ganador del enfrentamiento entre España e Italia, que se jugará más tarde en la ciudad de Liberia.

AGENCIAS