29 de marzo de 2014 / 07:27 p.m.

El director técnico del Espanyol, el mexicano Javier Aguirre, lamentó que un penalti haya cambiado el rumbo del "derbi catalán" realizado este sábado entre su escuadra y Barcelona cuando el partido estaba abierto.

El 0-0 se mantuvo hasta el minuto 77, cuando una polémica mano de Javi López ocasionó la pena máxima que anotó el argentino Lionel Messi para darle el triunfo a los "blaugranas", y seis minutos después el portero Kiko Casilla se fue expulsado por una mano fuera de área.

"Hasta el penalti el partido estaba abierto, con opciones para todos y pudimos ganar, sin desmerecer la victoria del Barcelona. La idea era remontar, lo intentamos, es muy rara esta circunstancia (expulsión de Casilla)", mencionó Aguirre en conferencia de prensa.

Pese al descalabro en el estadio Cornella El Prat, Aguirre se mostró orgulloso de sus pupilos, que ahora deberán enfocarse en alcanzar las unidades necesarias para amarrar la permanencia en primera división de España.

"Es un partido del que te vas con sensaciones agridulces, pero estoy muy orgulloso de los jugadores y han logrado que la grada también lo esté. A partir de ahora el objetivo es llegar a 42 puntos y tener el objetivo cumplido", declaró.

Javier Aguirre agradeció el arropo de la afición en el estadio, pero reiteró su mal sabor de boca por caer de esta manera en un partido muy intenso y cerrado que tuvo que abrirse en una decisión confusa.

"Teníamos que intentar ganar con nuestros argumentos. Nos enfrentamos a un gran equipo e hicimos lo que pudimos, agradecer a la gente que estuvo a la altura de las circunstancias en una derrota que no le debe agradar a nadie. Me quedo satisfecho con el trabajo de mis jugadores".

NOTIMEX