2 de octubre de 2014 / 03:55 a.m.

A México ya se le puede considerar una potencia en selecciones menores, ya que sus resultados lo avalan, así lo aseguró el técnico Jesús Ramírez, quien consideró que el título que él consiguió en la Copa del Mundo sub 17 en Perú 2005 fue el comienzo de estos logros.

“Los resultados lo avalan, me parece que ha sido importantes, eso te da un status, vas ganando credibilidad a este nivel”, explicó.

A nueve años de que la selección mexicana de futbol consiguiera su primer título mundial a nivel juvenil, Ramírez no tiene atisbo de duda al decir que él, junto a su cuerpo técnico y ese grupo de jugadores, fueron los que empezaron este camino.

“Puede sonar petulante, pero para mí fue el parteaguas de nuestras selecciones a este nivel, porque creo que abrió las puertas de todo lo que ha venido sucediendo”, dijo en entrevista telefónica con Notimex.

Explicó que gente como Giovani dos Santos ha tenido ese proceso desde este equipo, hasta ganar una medalla de oro olímpica en Londres 2012 y llegar al Tri mayor para disputar dos Copas del Mundo.

“Algunos de esos chavos ya ganaron una medalla olímpica, ya se ganó otro título mundial, y todos ellos pasaron por este proceso sub 15, sub 17, sub 20, muchos están en el Tri mayor y me llena de orgullo verlos ir creciendo, de chavitos les preguntaba donde se visualizan y hoy es una realidad, por eso me da mucho orgullo, y cada día valoro más este triunfo”, indicó.

Destacó que un aspecto que trabajó mucho con ese grupo conformado por gente como Héctor Moreno, Patricio Araujo, Carlos Vela y Adrián Aldrete, entre otros, fue el mental.

“El juego más importante que jugaron no fue en la cancha, fue en su mente, de ganar una gran autoestima, seguridad, confianza, sentirse capaces de lograr eso, que en ese momento era algo impensable, hoy lo podemos platicar, no se hace complicado, pero en ese momento era algo que mucha gente me decía que no iba a suceder”, recordó.

El también extécnico de América explicó que para poder convencer a ese grupo, tenía que estarlo primero él mismo para transmitirlo.

“El primer paso, es estar convencido uno mismo, el primer convencido debes ser tú para poderlo generar porque cómo vas a transmitir algo que no piensas, que no sientes, y luego evidentemente eliges chavos con calidad”.

Finalmente, Ramírez consideró que quizá lo que más se debe poner en evidencia en ese logró fue que el futbolista mexicano se dio cuenta que puede ser contendiente aspirante al título, y no sólo un animador.

“Quizá lo más importante de esto es que se vio que el mexicano es capaz de lograr lo que uno desea, siempre y cuando lo trabajes porque no es mágico”, sentenció.

NOTIMEX