21 de marzo de 2014 / 11:33 p.m.

Los Jets de Nueva York contrataron al quarterback Michael Vick y dieron de baja a Mark Sánchez.

La medida revelada el viernes no es sorpresiva. Sánchez compitió por la titularidad con el quarterback novato Geno Smith desde la pretemporada anterior.

Sin embargo, esa puja se interrumpió luego que Sánchez sufrió una lesión del hombro derecho en un partido de la pretemporada. El mariscal de ascendencia mexicana se perdió toda la campaña, para recuperarse de una cirugía.

Vick se declaró agente libre luego de jugar por los Eagles durante las últimas cinco temporadas. Ahora, será el nuevo retador de Smith, quien jugó bien en un buen tramo de su temporada de novato pero finalizó con 12 touchdowns y 21 pases interceptados.

"Hasta ahora, Geno es el quarterback titular de este equipo", dijo Vick el viernes por la noche, durante una conferencia telefónica.

Sin embargo, advirtió que le gusta la "competencia" y siente que le queda "todavía mucho fútbol" americano por jugar

"No voy a decir que me parecerá necesariamente bien quedarme en la banca todo el año", dijo Vick. "Pero sé lo que firmé y sé qué vengo a hacer en Nueva York".

Los Jets realizaron un canje en el "draft" de 2009 para reclutar a Sánchez, procedente del Sur de California, como la quinta selección en general. El quarterback se convirtió en titular como novato y guio a los Jets a la final de la Conferencia Americana en sus primeras dos temporadas.

Sánchez lanzó para 12.092 yardas y 68 touchdowns, con 69 pases interceptados, en 62 encuentros.

Después de 2010, Sánchez no mostró tanta regularidad. En 2012, soltó un balón luego de chocar con los glúteos Brandon Moore, un error que se convirtió en todo un estigma para el quarterback.

Steve Gregory tomó el ovoide y lo devolvió hasta la zona de anotación en un partido con alta audiencia televisiva en el Día de Acción de Gracias.

Sánchez pasó toda la campaña anterior en la reserva de lesionados tras romperse un cartílago del hombro derecho en un partido de pretemporada. Así, Smith pudo ser titular en todos los encuentros.

A Sánchez le restaban tres años en su contrato, pero éste significaba 13,1 millones de dólares respecto del tope salarial para la próxima campaña. Además, debían pagársele dos millones de dólares como bonificación si quedaba en la nómina para el martes, lo que hacía improbable que los jets lo conservaran.

"Me gustaría agradecer a Mark todo lo que ha hecho por este equipo y por mí", dijo el entrenador de los Jets, Rex Ryan, en un comunicado difundido por el equipo. "Fuimos debutantes juntos y tuvimos algunos éxitos iniciales. Fuimos la primera dupla de entrenador y quarterback novatos que llegaron a dos finales de conferencia en forma consecutiva... Es un gran jugador, un gran compañero, y le deseo lo mejor".

AP