13 de noviembre de 2014 / 08:27 p.m.

 El entrenador en jefe de los Delfines de Miami Joe Philbin se juega su trabajo en los siete partidos que resta de la campaña regular.

 Joe Philbin está ya en su tercera campaña encargado del equipo. Los primeros dos años fueron campañas de 7-9 y 8-8.

 Desafortunado para ellos ya que en la agencia libre 2013 firmaron caro a varios jugadores como el receptor Mike Wallace de Pittsburgh y linebacker Danelle Ellerbe de Baltimore.

 Pero el resultado no fue el que esperaban. Incluso problemas en el vestidor, como el caso de bullying entre Jonathan Martin y Richie Incognito.

 La campaña 2014 no podía haber empezado mejor para los Delfines de Miami cuando dominaron para vencer 33-20 a los súper poderosos Patriotas de Nueva Inglaterra. En el partido la gran contratación Knowshon Moreno corrió para 134 yardas y 24 acarreos con un touchdown.

 Desde entonces, la campaña ha sido un sube y baja para los Delfines de Joe Philbin. Primero perdieron a Moreno por lesión,  luego cayeron en juegos consecutivos ante Buffalo y Kansas City.

 Philbin amenaza al quarterback Ryan Tannenhill que lo iba a banquear previo al duelo de la semana 4 ante Raiders en Londres. Tannenhill respondió y en los últimos seis juegos ha lanzado para 11 touchdowns con un rating de 99.7.

 

 En esas seis semanas Miami tiene marca de 4-2. Las dos derrotas fueron ante Green Bay y Detroit donde les dieron la vuelta en el marcador faltando menos de 30 segundos por jugar.

 Claramente, los Delfines han mostrado tener el talento para competir con los Patriotas, Empacadores y Leones. Todas escuadras que son considerados contendientes para el Super Bowl.

 Tienen a la cuarta mejor defensiva de la NFL y la número dos contra el pase. Entonces tienen elementos básicos para un equipo de playoff.

 Por lo que el no llegar a postemporada sería un fracaso para Joe Philbin y con un dueño con sed de triunfo como Stephen Ross puede ser complicado.

 Las cosas se ponen difíciles para Philbin, ya que contra Detroit el domingo pasado, perdieron a otro agente libre importante que firmaron, el tackle ofensivo Branden Albert.

 El duelo del jueves por la noche ante Buffalo es crítico. Perder ante ellos significaría ser barrido por ellos y caerse a tercer lugar de la División Este de la AFC. Luego enfrentarán a los Broncos de Denver la próxima semana.

 Tres temporadas seguidas para Philbin con marca alrededor de 8-8 o 7-9 no será aceptable.

JOSÉ MANUEL VILLALVA