28 de julio de 2013 / 04:19 p.m.

México • El joven mexicano Andrew Almazán Anaya pidió mayor ayuda y atención para los niños superdotados, así como un diagnóstico correcto, ya que de otra forma se pierde “una mente brillante que podría haber hecho algo benéfico para el país”.

“No sabemos si (en un niño superdotado) hubiera estado el futuro descubridor de la cura de alguna enfermedad, o el inventor de un artefacto que hubiera mejorado las condiciones humanas”, dijo el joven.

Almazán, que acaba de ser elegido representante de México por el Consejo Mundial de Sobredotación (WCGTC), aseguró que esta pérdida “podría evitarse” con la concienciación de la sociedad y el apoyo de instituciones para lograr un diagnóstico a tiempo y adecuado.

“Al fin y al cabo estamos hablando de un millón de niños sobredotados que cuando crezcan podrían ser gente que aporte su talento a la humanidad” y genere “un desarrollo de la ciencia mucho mayor”, dijo el joven de 18 años sobre el 3 por ciento de niños prodigio que hay en México.

Sobre México, Almazán quiere una nación “donde la mayor riqueza fuera una menor pobreza, pero no solamente económica, sino también intelectual, cultural y moral”.

Andrew nació en la capital mexicana y fue diagnosticado a los cuatro años con “sobrecapacidad”, pero también equivocadamente con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, un error que se comete en 96 % de los casos y que da lugar a tratamientos inadecuados.

Ante la ausencia de instituciones que apoyasen a los niños prodigio, estudió en el sistema abierto de la Secretaría de Educación Pública.

Con un coeficiente intelectual de más de 162 (se reconoce a un superdotado a partir de 130 puntos), acabó el bachillerato en dos meses y medio y entró con 12 años a la universidad, donde obtuvo las licenciaturas de Medicina y Psicología, convirtiéndose en el psicólogo más joven del mundo.

Actualmente preside la Federación Mexicana de Sobredotación Intelectual y es director del Departamento de Psicología del Centro de Atención al Talento, además de representante mexicano ante el WCGTC.

 — EFE