RUBÉN ALMAGUER
22 de agosto de 2016 / 07:45 a.m.

La aventura de los Juegos Olímpicos en Rio 2016 tuvo un lugar especial para Nuevo León. La disciplina de lanzamiento de Martillo masculino enamoró a todos los corazones de nuestro país con la presencia de Diego del Real.

México estuvo muy cerca y acariciaba un metal de bronce en este deporte, motivo que ayudó a que todos los mexicanos se dieran cuenta de la existencia de un atleta regio que peleaba con mucho corazón defendiendo los colores verde blanco y rojo con las grandes potencias en esta etapa.

Al final, Diego del Real se quedó a la orilla del pódium con un cuarto lugar que sabe a victoria para toda una nación que comprobó la entrega y dedicación que se demostró en la justa olímpica mundial.

“Yo pienso que cumplió el objetivo que era hacer historia y ahora vamos a trabajar para convertimos en leyenda, ahora hay algo que se llama metodología, entonces tenemos una metodología de perfil bajo donde hay que hacer mucho. Esperamos que a la mera hora el nombre de Diego del Real se les olvide a muchos para cuando estemos en el 2020 me digan aquí está otra vez. Me sentí que estaba cerca del pódium. Sabíamos que el polaco era uno de los rivales a vencer, sin embargo, hay que reconocer su actuación y al final nos superó “, comentó del Real.

El sueño olímpico no quedo así nada más y el regreso a México fue en grande cuando el atleta regio volvió a casa y fue recibido con el cariño y amor de su familia como el de sus amigos que lo recibieron en las instalaciones del Aeropuerto Monterrey con mariachi entonando cánticos al estilo charro con el Corrido de Monterrey, el Rey y la Negra, entre otras. La expresión de los seres queridos a del Real fueron con gritos que llegaban al sentimiento y al corazón de un grande atleta pero mucho más extraordinario ser humano que luchó hasta el final por su sueño defendido en lo alto el nombre de México.

“Muchas gracias, de verdad al momento cuando yo entré al escenario sí me impactó 40,000 mil personas gritando y veía a mis rivales, fue de nervios, pero como sabía que iba bien apoyado, sabía que iba con todo el apoyo de mi gente, yo dije aquí estoy me voy a morir en la raya y pues excelente actuación para México, un cuarto lugar con sabor bronce, yo iba como participación al final les di la sorpresa, luchando y batiendo hasta el final de la línea por ese metal”, expresó al atleta regio a su llegada.