MARTHA CEDILLO
8 de agosto de 2016 / 03:52 p.m.

Paola Benítez es una joven mexicana que llegó a Brasil con un sólo objetivo: intercambiar pines.

Coleccionista de estos souvenirs, viaja por el mundo en busca de hacer más grande su colección de artículos, y sin pena aborda a atletas, entrenadores y delegados para buscar "trocar" con alguno de ellos.

"Apenas llego a casa, veo cuáles tengo repetidos, los saco para cambiarlos, pero ahorita no tengo un número para saber cuántos tengo, pero debo de tener más de mil", dijo.

Paola llegó a Río de Janeiro y ha tomado el Parque Olímpico y la Villa Olímpica como su base para el cambio de estos objetos. Cuando el dinero hace falta saca algunos y va a Copacabana para venderlos y así tener Reales para la alimentación y/o traslado.

"Estos son mis primeros Juegos Olímpicos y me la estoy pasando increíble. Veo y conozco gente de todo el mundo", comentó.

La mexicana ha estado en diversos eventos musicales y culturales para incrementar su colección de pines.