CARLOS CONTRERAS LEGASPI | CORTESÍA: LA AFICIÓN
18 de agosto de 2016 / 11:57 a.m.

Luego de vencer a un medallista mundial como Hussein Hosam Abdin, de Egipto, y superar todas las adversidades del ciclo olímpico, Misael Rodríguez está convencido de que su medalla no va a ser de bronce. Pude estar en la final.

"Sigo concentrado, con ganas de cambiarle el color a la medalla. No lo he enfrentado, solo lo he visto, yo soy muy nuevo en esto y solo llevo dos años en la selección. Sé que se le puedo ganar (al siguiente rival), muchos no esperaban que llegara aquí, y quiero seguir sorprendiendo", dijo en entrevista con La Afición.

Gracias a la estrategia que plantearon él y su equipo en los cuartos de final, lograron desesperar al egipcio; "se siente mucha presión, si no la sabes manejar terminas perdiendo la cabeza como él (Hussein Hosam), los golpes bajos y de conejo descarados. Sabía que estaba perdiendo, se veía la desesperación que tenía. Gracias a mi esquina, a Francisco Bonilla, quien me dio las instrucciones correctas para salir con la victoria, había que desesperarlo y lo conseguimos".

Este jueves por la tarde enfrentará a Bektemir Melikuziev, de Uzbekistán, medallista de plata en el mismo mundial de Doha y con mayor experiencia en el máximo nivel, pero ya lo tiene estudiado, como hizo en sus dos peleas anteriores.

"Nos vamos acoplando a como venga el rival. En la primera (pelea) sabíamos que había que empezar fuerte, el iraquí era bastante duro; al egipcio sabíamos que había que estar en la distancia media y corta, lo estudiamos y sabíamos que no se mueve muy bien", agregó.

Misael ha leído los mensajes en sus redes sociales, pero trata de mantenerse al margen del conflicto entre su Federación y la CONADE para no distraerse. "He visto un poco, pero la verdad es que nadie me quita esta felicidad que tengo, nadie me desconcentra de mi objetivo. Me da el crédito a mi victoria por los problemas. Gracias a Dios, a mí mi madre, quien siempre me ha apoyado, mi estado Chihuahua también, y CONADE siempre ha tenido mis pagos a tiempo, así que en ese sentido yo no he tenido problema", confesó el originario de Hidalgo del Parral.

Su mayor fortaleza, asegura Misael, está en la condición física y fue algo que trabajaron durante las semanas previas a los juegos. "Hicimos campamento al nivel del mar para acoplarnos a lo que sería la competencia, luego subir a la altura a agarrar una condición física que nadie trae; de hecho, me sorprendió que del Irak aguantara".

En su debut, donde venció a Waheed Abdulridha, aseguró que estaba listo para mantener la intensidad durante tres rounds y ahora mantiene la ventaja de un combate menos.

"Los dos veníamos nuevos, con toda la fuerza y las ganas, ahora ya van cambiando las cosas. Lo bueno es que mi rival tiene una pelea más, sé que el 'profe' tiene un plan, estoy confiado en él y vamos a ejecutarlo. Vamos a imponer el ritmo que muy pocos aguantan", dijo el púgil de 24 años.

Desde que está en la selección, Misael se ha acostumbrado a ir cerrando bocas y se siente cómodo con la etiqueta de no favorito.

"Desde los juegos centroamericanos nadie me daba por medallista y gané medalla, en Panamericanos lo mismo. Mucha gente ni siquiera se imaginaba que iba a llegar a unos Juegos Olímpicos, y ahora que tengo la medalla quiero seguir con las sorpresas", agregó.

Rodríguez busca su pase a la final este jueves a las 13:15 horas tiempo del Centro de México.