EFE
4 de agosto de 2016 / 06:27 p.m.

Portugal intimidó a Argentina con el vértigo de su juego por las bandas pero fue con un gol medido de Gonzalo Paciencia y de contera con un feo error del portero Gerónimo Trulli a remate lejano de Pité, que se impuso por 2-0 en el comienzo de la andadura de ambas selecciones en los Juegos Olímpicos de Río.

Trulli al final mereció perdón pues los lusos, convertidos en los últimos minutos en un auténtico vendaval, pudieron terminar con goleada el encuentro de la primera jornada del grupo D, cuyo primer partido favoreció horas antes a Honduras con una laboriosa victoria por 3-2 sobre Argelia.

Rulli


El de hoy en el estadio Olímpico de Río de Janeiro ofreció un primer tiempo para Argentina y el segundo de dominio a placer para los hombres de Rui Jorge.

La Albiceleste inquietó con las descolgadas constantes de José Luis Gómez por el carril diestro y sus venenosos remates a la puerta de Bruno Varela.

Ángel Correa también merodeó con peligro.

Incluso, en el comienzo del segundo tiempo Calleri estuvo a centímetros de inclinar la balanza pero el larguero le escupió el balón que lanzó sobre Varela, cuando pisaba el área.

El protagonismo entonces lo tomó Portugal con veloces salidas en contragolpe por las bandas.

El partido se tornó de ida y vuelta, con lanzamientos profundos, sin revoluciones medias y los argentinos se vieron más expuestos porque quizá se sintieron con la responsabilidad de 'ganar o ganar' en el debut.

Y el nueve Gonzalo Paciencia, con una enorme dosis de su apellido, apareció a los 66 minutos para capturas desde la media luna del área argentina un centro desde la izquierda de Bruno Fernandes. Ante su toque suave de zurda, colocado en la esquina, nada pudo hacer Rulli.

Argentina no volvió a ser la misma y lejos de reaccionar con ataques macizos, se expuso al castigo de Portugal.

Salvador Agra pudo aumentar, pero Rulli salvó.

Y Pité, que había ingresado por Sergio Oliveira a los 71 minutos, puso la puntilla a los 84, sin querer.

El lanzamiento que capturó en otro contragolpe vertiginoso iba en dirección al portero, que vio impotente cómo el balón se filtró entre sus piernas y rodó hasta anidarse en el fondo de su red.

La segunda jornada pondrá frente a frente a dos equipos necesitados, Argentina y Argelia, y medirá a los dos líderes del grupo, Honduras y Portugal.