MARTHA CEDILLO / ENVIADA
6 de agosto de 2016 / 06:13 p.m.

Después de 48 años de ausencia, el voleibol mexicano vuelve al plano olímpico y vaya de qué forma: enfrentando en su primer encuentro al poderoso Brasil, que no solo es la sede sino uno de los contendientes por las medallas de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

El equipo varonil de voleibol de sala, dirigido por Jorge Azair, se ha mantenido entrenando y con partidos de preparación. Ayer sostuvo Prácticas en vísperas de su encuentro con el olímpico; desde México 68 no participaban y en esa edición el país fue sede.

Con nuevos bríos pero pocas posibilidades, el equipo se alista para lo que puede ser su permanencia en el plano olímpico, después de esa sufrida calificación a Río 2016 en su propia tierra, la Cuidad de México.
El reto para el cuadro mexicano será muy complicado, pero el presidente de la Federación Mexicana de Voleibol, Jesús Perales, confía en que el sueño alcanzado sea el comienzo de mejores historias.

"Es el sueño de muchos años, ya calificamos, nos preparamos y ahora a trabajar en cada perdido, es complicado pero ya estamos nuevamente", comentó.