CORTESÍA: LA AFICIÓN
11 de agosto de 2016 / 10:01 p.m.

Sara Ahmed, de 18 años, se ha convertido en la primera mujer en la historia de Egipto en ganar una medalla olímpica, tras hacerse con el bronce en la categoría femenina de hasta 69 kilos de halterofilia de los Juegos de Río 2016.

Su hazaña es un hito para Egipto y también para la región, ya que nunca antes una mujer árabe había logrado un triunfo en levantamiento de pesas en los Juegos Olímpicos, destacó hoy la prensa egipcia.

La deportista, oriunda de la ciudad norteña de Ismailía, expresó su felicidad por la medalla de anoche, que fue además la primera obtenida por la delegación egipcia en los Juegos de Río.

"Gracias a Dios, aunque la competencia fue difícil, logré un nuevo récord (egipcio) en el levantamiento en arrancada. Hice un gran esfuerzo", afirmó a la prensa.

Anteriormente solo practicó en levantamiento en arrancada 110 kilos y 140 en dos tiempos, explicó la joven, que no hizo sus exámenes en la escuela para prepararse para los Juegos de Río.

Ahmed alzó 112 kilos en arrancada y 143 en dos tiempos para 255 kilos totales en levantamiento de pesas en la categoría femenina de hasta 69 kilos, en la que se hizo con el oro la china Xiang Yanmei.

La egipcia ganó el torneo mundial juvenil para menores de 20 años, celebrado en Polonia en junio pasado, después de que se sancionara a la representante china por dar positivo en consumo de estimulantes.

Según la prensa, Ahmed recibirá premios monetarios por su logro de parte del Ministerio del Deporte y la Juventud, instituciones deportivas y empresarios.

Anoche, también ganó bronce en la categoría masculina de 77 kilos el egipcio Mohamed Ihab, tras alzar 357 kilos totales.

La delegación egipcia ha dado que hablar en los Juegos de Río por la vestimenta islámica de las mujeres, desde el hiyab o velo al traje elástico que les cubre todo el cuerpo.

Ahmed cubría su cabello con una mezcla de velo-gorro, como también hizo la jugadora egipcia de voleibol de playa Doaa el Ghobashy.

El atuendo del equipo de voleibol de playa causó controversia después de que se publicara una fotografía en la que se veía a El Gobashy, completamente vestida, y la jugadora alemana Kira Walkenhorst en bikini, en un momento del partido.