EFE
7 de agosto de 2016 / 12:33 p.m.

La número uno del mundo, la estadounidense Serena Williams, impuso su ley en su debut en Río 2016 para batir a la australiana Daria Gavrilova (6-4 y 6-2), al que no le sirvió el empeño y el empuje con el que intentó hacer frente a su rival.

Serena, que aspira a lograr su segundo oro olímpico en el torneo individual, el quinto, junto a los tres en dobles, en su trayectoria en unos Juegos, marcó las distancias con la oceánica, que creyó en su posibilidades sobre todo en el primer set.

La pequeña de las Williams, alertada por el varapalo inesperado que sufrió su hermana el sábado, eliminada por la belga Kirsten Flipkens, apretó el acelerador cuando fue necesario.

Serena Williams, que cerró el partido en noventa minutos, se enfrentará en segunda ronda a la ganadora del choque entre la sueca Johana Larsson y la francesa Alize Cornet.