cortesía de MINELLI ATAYDE | @laaficion
6 de agosto de 2016 / 03:58 p.m.

La mayoría de los futbolistas de la selección Sub 23 no son de muchas palabras, más bien se notan tímidos ante las cámaras y micrófonos.

Ellos están alejados de las declaraciones rimbombantes, aunque en esta ocasión sí dejaron ver el anhelo de meterle varios goles a Fiji, el segundo rival en estos Juegos Olímpicos.

Los jugadores de la selección mexicana Sub 23 tienen claro que los ocho goles que le metió República de Corea a Fiji en el primer encuentro de la justa, hace que los aficionados pidan lo mismo de ellos.

Pero, más allá de lucirse, los jugadores del Tricolor quieren meter varias dianas porque saben que al final puede ser factor de desempate a la hora de clasificar a la siguiente ronda. “Es hacer el mayor número de goles respetando al equipo, sin burlarse ni faltar al respeto”, comentó Michael Pérez.

Aunque también el famoso tortas le puso freno a la declaración, ya que tras un breve respiro, mencionó que tampoco “hay que confiarnos para nada”.

En lo físico, el equipo se encuentra al cien por ciento: “El grupo está contento con el trabajo que se hizo el día del partido, y se trabajó todo el tiempo para esto porque sabíamos que iban a ser partidos muy duros”.

Mientras que, César Montes detalló que “ya no podemos perdonar. Tenemos que definir los partidos, tuvimos las oportunidades en el otro (contra Alemania), nosotros vamos a jugar como si fuera la final”.

Desde su punto de vista, este encuentro contra Fiji será distinto al de Alemania, pues “va a ser un juego más mental que táctico, pero uno va a salir a jugar con respeto cada partido. La verdad estoy muy contento porque el trabajo ha dado frutos, se vive una competencia interna muy fuerte. Todos queremos jugar, un lugar en el once inicial, pero la competencia hace crecer al grupo cada vez más”.