EFE
12 de agosto de 2016 / 01:11 p.m.

Los padres de Usain Bolt no han querido perderse la despedida de su hijo en Río 2016 y aseguran que el atleta está "cómodo y relajado" ante su último desafío olímpico.

Join Wellesley y Jennifer Bolt confiesan que se sienten en Río "como en casa", pese al idioma.

Aunque se alojan en un hotel del centro de la ciudad, a 50 kilómetros de la villa olímpica, han acudido a ver alguna competencia de los Juegos y, por supuesto, a visitar a su hijo.

El atleta "está bien, no está nervioso por los 100 metros, está más nervioso por los 200 metros incluso aunque sabe que puede ganar, Está bastante cómodo, bastante relajado", explica su madre.

Jennifer Bolt confiesa que ella tampoco está nerviosa ante el papel de su hijo en los Juegos, porque "lo que él dice que va a hacer, lo va a hacer".

Tampoco su padre acusa tensión: "Sé que lo va a hacer bien", dice Join Wellesley, que no oculta que, al ser los últimos Juegos de Bolt, quiere que su hijo se retire "con la gloria".

El jamaicano Usain Bolt, considerado el hombre más veloz del mundo, se estrenará mañana, sábado, en los 100 metros y el miércoles en los 200.

Bolt tiene el récord mundial de ambas disciplinas y conquistó el oro en Pekín 2008 y Londres 2012. Si logra vencer en Río será el mejor velocista de la historia.