29 de julio de 2014 / 04:44 a.m.

Un juez falló en contra del dueño de los Clippers Donald Sterling y allanó el camino para que Steve Ballmer, ex director ejecutivo de Microsoft, compre al equipo de la NBA por 2.000 millones de dólares.

El juez Michael Levanas respaldó a la esposa de Sterling dentro de una disputa que estalló cuando el multimillonario de 80 años fue sancionado por la NBA tras trascender una grabación en la que se le escucha profiriendo frases denigrantes sobre los negros.

Shelly Sterling rompió en llanto cuando se anunció el dictamen: "No puedo creer que esto ha terminado. Me siento aliviada".

El juez indicó que Shelly Sterling negoció un buen acuerdo para los Clippers y que tenía la facultad para remover a su esposa como administrador del fideicomiso familiar que controla al equipo, después que dos doctores diagnosticaron que padece el mal de Alzheimer y no podía cumplir con la toma de decisiones.

Pero Donald Sterling sostiene que su esposa le engañó sobre los exámenes médicos.

Además, bajo el fallo, Donald Sterling no puede retrasar más la venta en lo que someta una apelación.

Donald Sterling no estuvo presente en el tribunal para escuchar el dictamen. Bobby Samini, uno de sus abogados, dijo que Sterling reacción con calma y que le indicó a sus abogados que debían seguir luchando en otros frentes legales, en alusión a las varias demandas que Sterling ha entablado.

El abogado Pierce O'Donnell, quien representa a Shelly Sterling, elogió el fallo como positivo tanto para el fideicomiso familiar como la NBA.

Mike Bass, portavoz de la NBA, indicó en un comunicado que la liga estaba conforme con el fallo y que espera que la venta se complete lo más pronto posible.

Pero el fallo del Tribunal Superior del Condado de Los Angeles difícilmente ponga fin a la saga que comenzó en abril cuando trascendió la grabación en la que Sterling regaña a una joven mujer por llevar a hombres negros a partidos de los Clippers. La NBA reaccionó con rapidez, suspendiéndole de por vida, más una multa de 2,5 millones de dólares.

Sterling ofreció disculpas luego que el audio se difundió, pero su mea culpa no sirvió de nada cuando fustigó al legendario Magic Johnson, quien había salido en fotos junto a la novia de Sterling, al señalarle como mal ejemplo para los niños por haber contraído el virus que causa el sida. Sterling recibió toda clase de críticas, inclusive del presidente Barack Obama.

Cuando la NBA amenazó con apropiarse del equipo y ponerlo a la venta, Sterling aceptó inicialmente que su esposa de 58 años se encargara de negociar la venta, pero luego rechazó firmarla. Por el contrario, decidió demandar a la liga y revocó el control del fideicomiso.

Sterling ha prometido luchar contra la NBA hasta que muera, y se prevé que seguirá radicando recursos legales para impedir la venta de los Clippers.

Durante el juicio, antes de rendir testimonio, le dio un beso a su esposa y dijo que la amaba. Al día siguiente, cuando ella se le acercó, le gritó: "¡Aléjate de mí, cerda!".

AP