7 de julio de 2014 / 09:46 p.m.

Aquí la prueba de que la belleza y sensualidad no están peleadas con la rudeza y competitividad del futbol americano: