6 de julio de 2014 / 04:42 p.m.

"¡Gracias... gracias....!".

Tal fue el grito de miles de aficionados a la llegada el domingo de la selección de Colombia, procedente de Brasil, tras ser una de las grandes animadoras de la Copa del Mundo.

El recibimiento organizado por la federación colombiana, la alcaldía de Bogotá y patrocinadores de la selección fue propio de campeones mundiales, pese a la derrota 2-1 ante Brasil el viernes en los cuartos de final. El primero en descender del avión fue el capitán Mario Alberto Yepes.

Cuando se bajó de la aeronave, la estrella James Rodríguez caminó hasta el bus que lo esperaba. Pero antes de subirse al automotor le regaló un autógrafo a una agente de la policía.

Los jugadores y el técnico argentino José Pekerman caminaron sobre una alfombra roja desde el avión que aterrizó en el aeropuerto internacional Eldorado.

"Bienvenida nuestra selección... Muchas gracias por tantas alegrías y por enseñarnos a soñar...", fue el mensaje del presidente de Colombia Juan Manuel Santos al plantel que dejó una profunda huella en Brasil.

Los bogotanos madrugaron para aclamar a sus ídolos y colmaron el entorno del aeropuerto, además de las avenidas de camino al parque Simón Bolívar, situado al noroccidente de la ciudad de más de siete millones de habitantes. Allí aguardaba un festejo masivo con unas 100.000 personas, según diversos cálculos.

Los futbolistas hicieron el recorrido en un autobús descubierto, mientras que miles de aficionados con camisetas amarillas y rojas los ovacionaron y agitaron la bandera amarilla, azul y roja de Colombia.

La seguridad del combinado estuvo a cargo de 400 policías, en tanto que otros 7.000 vigilaron el trayecto entre en el aeropuerto y el parque.

"Pekerman sos colombiano", "James te amo" y "es más fácil ganar un mundial que unir al país" fueron algunas de las pancartas del público que mostraron los canales locales de televisión durante el camino hacia el Simón Bolívar.

El campeón del Giro de Italia, el colombiano Nairo Quintana, tras subir una fotografía en su cuenta de Twitter con los miles de colombianos que se unieron al recibimiento, escribió: "Un alto en el entrenamiento para emocionarme como nunca, esto lo logra el deporte y merece más apoyo".

También en Twitter, el delantero Teófilo Gutiérrez escribió "¡GRACIAS COLOMBIA! Que alegría tan grande verlos y sentirlos".

La selección de Pekerman unió a los colombianos durante tres semanas.

El estratega argentino tomará unas vacaciones mientras su representante Pascual Lezcano analiza con la Federación Colombiana de Fútbol las bases de la eventual prolongación del compromiso que arrancó a principios de 2012.

Santos pidió el sábado a la federación que procure extender la permanencia de Pekerman en el banco de Colombia.

William Suárez, un administrador de empresas de 38 años, dijo a The Associated Press que los jugadores de la selección y su técnico "son los personajes más importantes que tiene en este momento nuestro país. Ellos son la mejor expresión y representación que Colombia ha tenido en mucho tiempo".

"Quedamos con un sinsabor muy grande, pero en el fondo del corazón los 47 millones de colombianos sabemos que tenemos selección para ser campeones del mundo", añadió Suárez.

Gloria Salcedo, también administradora de empresas, indicó que llegó hasta el aeropuerto "para recibir a nuestros héroes".

"Hay mucha, mucha gente y todo el mundo está súper animado", dijo Salcedo, añadiendo que los jugadores "se portaron divinos, son preciosos y los amamos con toda el alma".

La fiesta de arribo se extendió a todo el país. Las alcaldías de las ciudades y pueblos donde nacieron los jugadores alistaban grandes recibimientos.

Colombia jugó cinco partidos y ganó cuatro: ante Grecia (3-0), Costa de Marfil (2-1) y Japón (4-1) por la primera ronda, y contra Uruguay (2-0) en octavos de final.

Fue la mejor actuación de Colombia en los cinco mundiales en los que ha participado. Antes de Brasil, Colombia sólo había alcanzado unos octavos de final en el Mundial Italia 1990.

La campaña mundialista tuvo un condimento adicional: Costa Rica, con el colombiano Jorge Luis Pinto como timonel, también avanzó hasta los cuartos de final por primera vez en su historia. El sábado fue eliminada por Holanda en una definición por penales.

AP