22 de enero de 2014 / 10:20 p.m.

La Justicia uruguaya decidió hoy procesar sin prisión por riña en espectáculo deportivo a nueve jugadores de Nacional y Peñarol por la pelea que protagonizaron el lunes durante la disputa de un clásico en Uruguay y estableció que no puedan entrar en una cancha en los próximos dos meses.

Los jugadores que deberán ahora esperar juicio por estos incidentes son Leonardo Burián, Diego Arismendi, Darwin Torres, Santiago García e Ignacio González, por parte de Nacional, y Fabián Estoyanoff, Carlos Núñez, Jonathan Sandoval y Washington Aguerre, por la de Peñarol.

Los jugadores Jorge Rodríguez, de Peñarol, y Andrés Scotti, de Nacional, que acudieron hoy a declarar ante la jueza Blanca Riero, que instruye el caso, finalmente no fueron procesados.

La jueza tomó así una decisión sobre los incidentes más suave que la que había solicitado el fiscal de la causa, quien había solicitado que ocho jugadores fueran procesados en prisión, es decir, que esperaran encarcelados el resultado del juicio, y otros tres fueran procesados sin ingresar en la cárcel.

Según dijo el fiscal Gustavo Zubía a la prensa tras presentar su informe a la jueza Riero, los jugadores deberían esperar su juicio en la cárcel debido a la "alarma pública" que causó su pelea y porque ésta "provocó el enardecimiento por parte de algunos hinchas", que durante el incidente bajaron de las tribunas e intentaron entrar en la cancha.

"Las hinchadas quisieron llegar a la cancha, saltar los alambrados, cuando vieron que sus personas más importantes para ellos se estaban agrediendo a golpe de puño. Entonces, con esas condiciones, ¿cómo no se va a solicitar por parte de la fiscalía el procesamiento con prisión?", dijo el fiscal a la prensa.

El delito por el que se acusa a los jugadores tiene una pena de entre tres y 24 meses de prisión.

Estos nueve futbolistas procesos pasaron la pasada noche en los calabozos de la policía, en habitaciones diferentes para evitar que continuase la trifulca entre ellos.

Los incidentes del partido, en las semifinales de uno de los tradicionales torneos veraniegos de preparación para la temporada, se originaron a falta de diez minutos para el final, cuando Nacional se imponía por 1-0 a su clásico rival.

Entonces, Carlos Núñez, del conjunto 'aurinegro', le propinó una grosera patada a Guillermo de los Santos, de Nacional, lo que desató una trifulca que obligó a parar el partido por más de diez minutos y que se saldó en la cancha con cuatro jugadores expulsados.

Aquí imágenes del partido y el conato de bronca: