8 de enero de 2014 / 12:48 a.m.

Al señalar que no le pueden pedir paciencia a los aficionados pero sí apoyo, Jonathan Orozco señaló que los Rayados necesitan comenzar a sumar triunfos porque además de los tres puntos tienen en juego el prestigio como futbolistas.

El portero del Monterrey admitió que no pueden estar sumergidos mucho tiempo en una mala racha luego de los resultados que han ofrecidos los últimos tres torneos de liga.

"Sé que no hay paciencia, sé que es complicado porque para nosotros también es complicado, nosotros no entramos en un conformismo: "no pasa nada", "al rato", "no pasa nada", y sí pasa porque no solamente te juegas los tres puntos, al menos en mi forma de ver, te juegas el prestigio", señaló Orozco.

"No se han hecho bien las cosas en tres torneos y en esta institución no nos podemos permitir que pase tanto tiempo con malos resultados, por todo lo que conlleva, por la ciudad, por la afición, por la institución, por los jugadores, por el compromiso que tenemos y es algo que queremos revertir desde ya".

El Monterrey fue abucheado al terminar el primer partido en el Tec luego del empate 0-0 contra Cruz Azul.

Jonathan Orozco dijo respetar las manifestaciones de protesta que han tenido fanáticos a través de mantas y de cánticos, pero les pidió apoyar al equipo durante los partidos.

"La verdad al menos yo no estoy pensando en eso, escucho sí los alientos, los cánticos de La Adicción, están en todo momento, pero estoy más concentrado en mi trabajo...en lo que está adentro de la cancha, que lo que pasa afuera", indicó Orozco."No les pedimos paciencia, pero sí les pedimos que nos apoyen, cuando toca reventar, no reventar, pero sí cuando toca criticar, cuando toca realmente hacer algo en contra también es válido, pero cuando estamos en los 90 minutos sí esperamos que la gente nos este apoyando".

Agregó que así como le piden a los jugadores dejar en el pasado los títulos ganados los últimos años, también los futbolistas esperan que los aficionados dejan atrás los resultados de los últimos meses y comenzar a escribir una nueva historia.

TOMÁS LÓPEZ