17 de marzo de 2014 / 03:52 p.m.

Chelsea necesitará sobreponerse a la emoción de ver nuevamente a Didier Drogba en el estadio Stamford Bridge si quiere avanzar a los cuartos de final de la Liga de Campeones el martes.

Drogba anotó 157 goles a lo largo de ocho años llenos de trofeos con el Chelsea y es uno de los grandes ídolos de su hinchada, autor incluso del gol de penal que le dio al club la Liga de Campeones en la final del 2012 contra Bayern Munich.

Dos años después, no obstante, será el principal obstáculo que encarará Chelsea en su serie con el Galatasaray turco, con el que igualó 1-1 en el duelo de ida.

Lo que hay que saber de este partido:

EL REGRESO DE DROGBA

Preparen los pañuelos, que Didier está de vuelta.

Se esperan escenas emotivas cuando la hinchada vea aparecer a uno de sus hijos predilectos. El propio delantero no sabe cómo reaccionará.

"Al principio me alegré de jugar contra mi viejo club, contra mis amigos. Al mismo tiempo, sin embargo, (jugar en el Stamford Bridge) va a ser un momento muy especial y no sé cómo lo tomaré", expresó el marfileño en UEFA.com. "Fueron ocho años con Chelsea. Estoy bastante nervioso".

Más de uno en Chelsea extrañará la presencia del africano en un ataque que tiene bastantes problemas para anotar goles con Fernando Torres, Samuel Eto'o y Demba Ba, algo que frustra mucho al técnico José Mourinho.

¿CUAL ES EL NIVEL DEL CHELSEA?

Mourinho será el primer técnico en la historia que gana la Liga de Campeones con tres equipos distintos si Chelsea se queda con el trofeo.

Chelsea lidera la Liga Premier, pero ¿está para pelear la Champions? El propio Mourinho parece dudarlo e insiste cada vez que puede en que este es un año de transición, en el que está armando el equipo.

"Sería fantástico para la evolución de los jugadores y del equipo poder enfrentar a clubes como Real Madrid, Barcelona o Bayern" en las etapas finales de la Champions, dijo Mourinho.

AJUSTE DE CUENTAS DE MANCINI

El técnico de Galatasaray Roberto Mancini dejó el fútbol inglés con una nota amarga. Si bien sacó campeón de la Premier al Manchester City, fue despedido al final de la temporada pasada en buena medida porque no lograba llegar lejos en la Liga de Campeones.

Bajo su conducción el City nunca pasó de la etapa de grupos a pesar de contar con uno de los planteles más ricos de Europa y muchos cuestionaron sus tácticas.

Tampoco pasó de la primera etapa en cinco temporadas al frente de Inter y Lazio.

Por ello, para el italiano sería una gran satisfacción eliminar a un grande del fútbol inglés en su retorno a Londres.

GALATASARAY NO RINDE AFUERA

Los turcos apenas pudieron empatar en casa y la tienen fea si se toma en cuenta que su rendimiento afuera es muy flojo. En la fase de grupos cosecharon apenas uno de nueve puntos posibles como visitantes y en la liga turca no ganan afuera desde diciembre.

"Algo tiene que cambiar. Si no empezamos a ganar afuera, puedo garantizar que no seremos campeones" de Turquía, afirmó Mancini.

El italiano, no obstante, dijo que la Champions "es otro torneo y los malos resultados afuera (en la liga turca) no cuentan".

ROMPECABEZAS DE CHELSEA

Mourinho tiene problemas en el medio campo. Nemanja Matic y Mohammed Salah están inhabilitados porque ya jugaron con otros clubes en la Champions y John Obi Mikel no está en buena forma, lo mismo que el zaguero David Luiz. Frank Lampard y Ramires son los únicos en plenitud en esa zona.

Galatasaray hizo un planteo ofensivo en el duelo de ida y lo pagó caro, ya que Chelsea dominó el primer tiempo. En el segundo Mancini hizo cambios para recuperar el control del medio campo.

Es posible que el italiano use a Yekta Kurtulus junto a Felipe Melo y Selcuk Inan en ese sector para contener a los generadores de juego de Chelsea, Eden Hazard, Oscar, Willian y Andre Schuerrle.

AP