9 de mayo de 2013 / 12:49 p.m.

Monterrey • Para un amante del cine, recibir la invitación para ser jurado puede ser uno de los momentos más felices.

Ver mucho cine, de países y culturas que quizás no se conocían; platicar con directores, productores y críticos para compartir opiniones; y, sobre todo, el interesante debate para definir a la película ganadora.

El director y productor Eduardo Lucatero –Corazón marchito, Preludio– habla sobre su experiencia como jurado, actividad que califica como “"interesante"” por todas las experiencias que conlleva.

Si hablamos de los hábitos del consumidor de cine, cuando acude a un festival en calidad de jurado llegan a florecer en él los menos apropiados.

“"Cuando eres jurado se organizan las cosas para que veas dos o tres películas por día, pero a mí me encanta ver cine, mi récord es ver seis películas al día ¡aunque no es muy saludable!"”, expresa el director en charla con MILENIO Monterrey.

Defender tu punto

Uno de los momentos importantes al ser jurado es cuando toca decidir por un ganador.

Son los pasajes más interesantes en la faceta de un jurado. Exponer tu punto, defenderlo y hacer trizas a lo que no te gustó. Sin embargo, hay otras personas que, generalmente, no comparten tu punto de vista.

“"Es interesante porque el cine es muy subjetivo y todos vemos cosas diferentes, y cuando tienes que sentarte con otras personas para decidir y juzgar la película tienes que defender lo que tú viste, defender lo que te gustó y atacar las cosas que no te gustaron"”.

Jurado en la edición anterior del Festival Internacional de Cine de Monterrey, Lucatero comenta que cada película es diferente por lo que tiene que ser juzgada de manera especial.

Hay quienes evalúan de una cinta principalmente la historia, mientras otros se van por las actuaciones. Otras opiniones resaltan un trabajo cinematográfico gracias a una estupenda fotografía, aunque lo demás no tenga sentido.

“"O simplemente porque está entretenida, que es una de las cosas más importantes"”, agrega el realizador.

La importancia de los festivales

El año cinematográfico en México podría reducirse a dos grandes temporadas: la primavera con el Festival Internacional de Cine de Guadalajara o el invierno con la fiesta del Cine de Morelia.

Pero en medio de este año hay diversas opciones, algunas maduras y otras apenas floreciendo. Ahí están los festivales de Monterrey, Mazatlán, Oaxaca, Veracruz, Mérida y la Ciudad de México.

Este panorama, a decir del director Eduardo Lucatero, es benéfico para la cultura cinematográfica del país.

“Creo que es muy sano que haya esta diversidad de festivales en el país, desde el punto de vista del público es muy importante porque los festivales son la única opción de ver cine diferente”, expresó.

El efecto es visible en Monterrey pues de 400 salas cinematográficas que hay en el área metropolitana su oferta de exhibición se limita a 12 o 13 filmes.

Documentará cuatro oros

El país prácticamente se detuvo el domingo 11 de agosto de 2012, cuando la Selección de Fútbol de México ganó el oro frente a Brasil, en las pasadas Olimpiadas de Londres.

Semanas después el país se cubrió de cuatro metales cuando el nadador Gustavo Sánchez ganó dos áureos, una de plata y otra de bronce. La historia es conocida por pocos.

“"Es la historia de Gustavo Sánchez Martínez, que es un chavo que compitió en los juegos paralímpicos de Londres y ganó cuatro medallas. Yo lo sigo desde un año antes, desde los entrenamientos de los paralímpicos"”.

Sobre esta historia Eduardo Lucatero prepara un documental, que estará listo a finales de este 2013.

GUSTAVO MENDOZA LEMUS