5 de junio de 2014 / 04:17 a.m.

Los Kings de Los Ángeles, para no perder la costumbre, remontaron para vencer en tiempo extra a los Rangers de Nueva York 3-2 en el Juego 1 de la Final de la Stanley Cup en el Staples Center.

En esta seríe entre las dos ciudades más grandes en los Estados Unidos resultó ser un juego entre escuadras con estilos distintos.

Para empezar el duelo la velocidad de los Rangers causó problemas para los californianos y eso resultó pases malos que Nueva York aprovechó para tomar ventaja de 2-0 en los primeros cinco minutos del partido con goles de Benoit Pouliot y Carl Hagelin. El tanto de Hagelin vino en una situación de desventaja numérica para Nueva York.

No obstante, poco a poco los Kings empezaron a mostrar su fortaleza y la variedad que tienen en todas sus lineas tanto ofensivas y defensivas. Los Ángeles logró cortar la diferencia a la mitad antes de que terminara el primer periodo con gol de Kyle Clifford quien aprovechó una gran jugada de su compañero Jeff Carter, quien le dio un gran pase para anotar.

En el segundo periodo solamente habría un gol y sería de Drew Doughty para que Los Angeles empatara 2-2.

En el último periodo reglamentario sería controlado por los Kings de principio a fin ya que tuvieron 20 tiros contra solamente 3 de Nueva York. No obstante el juego siguió empatado y se definió en tiempo extra.

Antes de que pasarán cinco minutos del tiempo extra, Dan Girardi de los Rangers tuvo un mal pase en su propia zona defensiva que interceptó Justin Williams para que Mr Clutch venciera al portero de Henrik Lundquist y darle el triunfo 3-2 a Los Angeles en el Juego 1 de la Stanley Cup.

Para Los Angeles ya se le ha hecho costumbre empezar abajo en el marcador 2-0. Dos de sus cuatro victorias ante Chicago en la Conferencia de Chicago vinieron después de remontar desventajas de 2-0, incluyendo el Juego 7 definitivo. Ahora arrancaron la Final de la Copa Stanley de la misma forma remontando un déficit de 3-2 para ganar.

El juego 2 es en Los Angeles en el Staples Center.

JOSÉ MANUEL VILLALVA