9 de noviembre de 2014 / 04:45 p.m.

El púgil ruso Sergey Kovalev venció la pasada noche por decisión unánime al veterano estadounidense Bernard Hopkins y unificó los tres títulos del peso semipesado, versión Asociación Mundial de Boxeo (AMB), Federación Internacional (FIB) y la Organización Mundial (OMB).

El combate más esperado del año dentro de la categoría de los pesos superiores sirvió para confirmar el gran momento por el que atraviesa Kovalev, y que sus 18 años más joven también fueron al final el factor que hizo que la balanza cayese de su lado.

La cita fue en Atlantic City y ninguno de los dos defraudó con su entrega y boxeo, aunque fue Kovalev, de 31 años, e invicto, el que impuso siempre su poder de puños, rapidez y mayor fondo físico.

La superioridad de principio a fin de Kovalev quedó reflejada en las tarjetas ofrecidas por los tres jueces que le fueron ampliamente favorables.

Carlos Ortiz Jr. y Clark Sammartino le dieron ganador con cartulinas de 120-107 y Lawrence Layton lo tuvo todavía más claro y puso una puntuación de 120-106 favorable a Kovalev.

El gran triunfo moral para Hopkins, de 49 años, que el próximo enero cumplirá 50, fue que al final, en los 26 años que lleva de profesional, nunca ha perdido por nocáut.

El ruso, sin embargo, conectó temprano una derecha en la cabeza de Hopkins que hizo que éste tocara la lona en el primer asalto y recibiera la cuenta de protección por parte del árbitro de la pelea David Fields.

Pero, una vez más, Hopkins, hizo honor a su condición de luchador incansable, inteligente y mañoso, que le permitió hacer el milagro de concluir los 12 asaltos sin volver a la lona y quedar el combate concluido por la vía rápida y más en una pelea de la categoría de los semipesados y ante un rival de una gran pegada.

Por si lo anterior no hubiese sido ya todo un logró para Hopkins, en el duodécimo asalto, Hopkins quiso vender cara su derrota y se enfrascó en un durísimo intercambio de golpes que pasará a la historia como uno de los más espectaculares que se haya podido ver entre dos púgiles con 18 años de diferencia.

"Es un hombre duro", declaró Kovalev al concluir la pelea. "Hay que respetarlo, pero ya tiene que parar de pelear. Ha hecho mucho por el boxeo y es hora de que le de paso a los jóvenes que vamos subiendo".

Kovalev campeón invicto de la OMB (26-0-1, 23 nocáuts), ahora posee también los cinturones de la FIB y de la AMB, que estaban en poder de Hopkins, que los logró a la edad de 48 y 49 años, respectivamente.

Pero Hopkins, que dejó su marca en 55-7-2 y 32 combates ganados por la vía del nocáut, dijo que hasta el final tuvo la posibilidad de haber conseguido la victoria.

"La clave de la victoria estuvo en que mi rival llegó con un gran plan, golpeaba y se iba para atrás, además de tener una gran derecha que la combinó a la perfección", señaló Hopkins. "Lo que hice en el último asalto fue de loco, pero se lo merecían los aficionados que quieren ver buenas peleas".

El propio Kovalev, aunque dijo que a Hopkins ya le había llegado la hora de la retirada, también reconoció que es mucho mejor que el actual campeón del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el canadiense Adonis Stevenson, que ha evitado en varios ocasiones enfrentarse al monarca ruso.

AGENCIAS