6 de enero de 2014 / 01:58 a.m.

Más que festejar los goles que lo tienen como líder en este departamento, el delantero argentino de Pumas, Martín Bravo lamentó que al equipo le siga faltando manejar los partidos, como le ocurrió este domingo ante Puebla.

Estoy contento, pero hubiese estado feliz si hubiésemos ganado, la verdad que no sirvió para nada, es un punto en casa que no nos sirve de nada y lamentablemente nos vuelve a pesar el mantener el resultado, el saber manejar un partido cuando vamos arriba", dijo.

El jugador mencionó que deberán estar más atentos en ese sentido, pues aunado a lo anterior las desconcentraciones en el sector defensivo los llevaron a recibir un par de anotaciones que no debieron ser, por lo que consideró que regalaron el partido.

"Creo que lo regalamos el partido, creo que fueron dos desconcentraciones nuestras y el que se desconcentra pierde. Son 90 minutos y lo que adicione el árbitro, la concentración tiene que estar entre 95 minutos o 100, lo que sea tenemos que estar bien atentos y más si vamos ganando".

Sin embargo, destacó la primera parte que brindaron y en la que cayeron sus par de anotaciones que de nada valieron, porque al final se fueron nada más con un punto en la bolsa, cuando debieron ser los tres.

"En el primer tiempo lo dejamos muy claro, los superamos dos a cero, y en el segundo tiempo también, aunque no atacamos tanto, el equipo supo mantener el resultado y los últimos minutos fueron desconcentraciones que nos quitaron los tres puntos".

Sobre el penalti marcado a favor de Puebla, cuando ya el partido estaba por finalizar, mencionó que por el momento están más enfocados en corregir sus errores que en cuestionar el trabajo arbitral, además de que no lo observó bien por estar en la banca.

"No lo aprecié muy bien porque estaba en la banca, le pregunté a Piko y me dijo que por la inercia del cuerpo lo alcanza a tocar, si fue penal o no, creo que tenemos que ver lo que dejamos de hacer, para que en otra ocasión no vuelva a pasar lo mismo".

NOTIMEX