17 de mayo de 2013 / 01:16 p.m.

 

Las organizaciones civiles han formado parte importante para romper con el círculo de pobreza en el país, ejemplo de ello, es la fundación Christel House México, la cual se enfoca a trabajar con niños de bajos recursos, brindándoles un programa integral cuyo eje central es la educación.

Fundada por la señora Christel DeHaan en 1998, este jueves la organización lanzó su primera campaña financiera "Generación 2013-2022" con el objetivo de ayudar a más niños en condiciones de pobreza. Actualmente, la fundación ayuda a 408 alumnos, 600 familiares y 125 ex alumnos provenientes de zonas con alta y muy alta marginación de la ciudad.

Su trabajo se basa en cuatro programas, el primero de ellos es la educación; se brinda a los niños primaria y secundaria con una jornada de tiempo completo. Además, se les atiende en materia de salud y nutrición, pero no sólo a los alumnos, este programa también atiende a los ex alumnos.

La comunidad también juega un papel importante en el desarrollo de los niños, por ello, se involucra a los padres de familia para que aporten trabajo comunitario en las instalaciones y en proyectos sociales.

El último programa tiene que ver con los ex alumnos, ya que se les otorga una beca económica que garantice su permanencia en la escuela, la fundación busca oportunidades laborales a los alumnos para que, además de generar experiencia, puedan pagar sus estudios.

A lo largo de mayo y junio se realizará esta campaña cuyo objetivo será generar de 500 a mil donadores individuales de nuevo ingreso y de forma permanente.

Gabriel Oropeza, presidente del Consejo de Christel House México, fue el encargado de hacer la presentación de esta campaña. En su discurso, explicó que las donaciones no solo servirán para darle continuidad al trabajo que se ha realizado a lo largo de estos años, ya que se busca expandir los alcances de la fundación y otorgar estudios de preparatoria.

En tanto, Javier Alarcón, director ejecutivo de Christel House México, aseguró que en nuestro país ya no se necesitan más fundaciones, lo que se requiere, explicó, son más personas comprometidas. ""Se quiere transformar su vida rompiendo el círculo de pobreza, sobre todo la emocional y cultural para generar un paradigma diferente"", comentó.

 — REDACCIÓN