20 de mayo de 2014 / 11:49 p.m.

Una red de órdenes religiosas contra el tráfico de personas lanzó el martes en el Vaticano una campaña contra el temido aumento de la prostitución infantil durante el Mundial de Brasil.

"Juega por la vida, denuncia el tráfico", se denomina la campaña organizada por "Talitha Kum", Red Internacional de la Vida Consagrada contra la Trata de Personas presente en 79 países con más de 800 religiosas.

La religiosa Gabriella Bottani, que coordina la campaña en Brasil, señaló en una conferencia de prensa en el Vaticano que "existe el peligro de un incremento de la explotación sexual en estos grandes acontecimientos".

En los mundiales de Alemania y Sudáfrica se produjo un aumento del 30 y el 40%, respectivamente, anotó.

"Es una actividad criminal transnacional que se caracteriza por la comercialización de la vida de las personas, en particular de mujeres, niños, niñas y adolescentes", manifestó.

Llamó la atención sobre la dificultad de controlarla, "porque muchas personas aceptan engañadas dejar el campo o su ciudad ante la posibilidad de un trabajo".

También da origen al trabajo en condiciones de esclavitud y al tráfico de órganos, "una de las formas más brutales de la destrucción de la dignidad humana", expresó.

En el contexto latinoamericano y del Caribe, dijo, Brasil es un país con altos niveles de turismo sexual "y esto incide significativamente en el fenómeno de la explotación de la prostitución", que tratarán de evitar que se incremente como sucedió en Alemania y Sudáfrica.