29 de julio de 2014 / 06:41 p.m.

El futuro de Alan Pulido sigue en el limbo, las opciones se le están acabando día a día e incluso está desobedeciendo a su abogada Thelma Herrera, quien le ha insistido que se presente a entrenar mientras se arregla su situación.Y es que luego de que la Federación Mexicana de Futbol ya aseguró que tiene un contrato vigente hasta el 2016 y no puede jugar en ninguna parte del mundo que no sea en Tigres, las posibilidades de que Pulido consiga su objetivo de ir libre a Europa se reducen cada vez más.Se sabe que el seleccionado mexicano buscaba desde hace tiempo una mejora salarial al último contrato que había firmado, lo cual al parecer consiguió hace un año, aunque en el documento registrado en la FMF el monto de su sueldo es muy bajo.De acuerdo a una fuente enterada del caso, la abogada Thelma Herrera junto a Felipe Ayala, quien ahora hace las veces de su representante apoyado por Guillermo Lara, buscará impugnar este contrato y conseguir un permiso provisional para jugar en otro equipo."Las opciones se le están acabando a Pulido, sólo veo dos claras posibilidades de que se vaya a jugar fuera de México: una que él u otro equipo paguen la cláusula de rescisión o que Tigres acepte negociar un monto menor a ésta, de otra manera no saldrá", explicó una persona allegada al caso."De hecho, Thelma Herrera ya le hizo ver que mientras busca una salida debe presentarse a entrenar, pero Alan no quiere, esto asesorado por Felipe Ayala, quien ahora aparece como su representante".Mucho se ha hablado que una las "lagunas" en el contrato de Pulido es que ganando 50 mil pesos mensuales su cláusula de rescisión no debería ser de 10 millones de dólares, algo que de acuerdo a la fuente no es correcto."Es una idea errónea el que la cláusula de rescisión debe ser proporcional al sueldo, sino que se fija de acuerdo al valor que cada club le da a determinado jugar en el mercado, así que igual podría ser de 5, 10 o 20 millones."Por ejemplo y hay un caso muy cercano, ¿José María Basanta vale 3.5 millones de dólares después de todo lo que ganó en Rayados y fue a jugar un Mundial? No lo creo, así es que la cláusula quedó muy por debajo de su valor y no hubo problemas", explicó.Entonces, ¿en que basan Alan Pulido y sus asesores su estrategia para poder rescindir el contrato con Tigres?"Me parece que la intención es llevar el caso hasta las últimas consecuencias. La fecha límite para hacer movimientos en Europa es el último de agosto y por ahí quieren obligar a Tigres a negociar un monto menor al de la cláusula."O bien mediante inversionistas, que es algo que no se da mucho en México, conseguir el monto total y Pulido mismo lo deposite en la Federación y quede libre o como última opción buscar ir a la Cámara de Resolución de Disputas en la FIFA y solicitar un tránsfer provisional", mencionó el informante.En este caso, si se buscaría un permiso provisional para jugar en otro equipo tampoco sería tan fácil, ya que por lo menos tardaría 60 días en conseguirlo, si es que lo hace, pero corre el riesgo que al final del litigio y si el fallo es en contra, podría tener fuertes consecuencias.¿Cuáles serían estas consecuencias?Primero el tener que pagar una multa tanto el jugador como el equipo que solicitó el tránsfer provisional, y segundo corre el riesgo de quedar inhabilitado de 4 a 6 meses en todo el mundo.Por lo pronto, Alan Pulido sigue en la Ciudad de México en espera de que se resuelva este problema contractual y así poder viajar a Europa donde el Olympiacos o incluso el Standard de Lieja, de la liga de Bélgica, lo esperan con los brazos abiertos, sin embargo, sus opciones para lograrlo cada vez se van haciendo más pequeñas.Incluso Pulido ya vive en un departamento rentado en la colonia del Valle y ahì se mantendrá al pendiente de lo que será su futuro que cada día está mas incierto.

REDACCIÓN