22 de mayo de 2014 / 02:23 a.m.

Los ídolos nunca mueren. Humberto Suazo es uno de ellos. Pero el Monterrey ha arrancado su plan de reestructuración para sustituir al chileno en el ataque del equipo.

Una fuente allegada aseguró que la intención de la directiva de Rayados es encontrar el sustituto del Chupete a más tardar en un año.

Y es que Humberto ya cumplió 33 años y la dirigencia rayada, en una postura de prevención, se ha adelantado a los tiempos y ha decidido arrancar su búsqueda por el que tomará el lugar del chileno como la gran figura del equipo por los próximos 7 años.

Suazo, quien se perdió casi todo el torneo anterior por una operación en el hombro izquierdo, ha comenzado a perder fuerza luego de no haber sido tomado en cuenta ni si quiera para integrar la lista preliminar de 30 convocados por la Selección de Chile.

Aunque su calidad está fuera de discusión y es considerado el mejor jugador en la historia de Rayados, el Chupete se podría estar jugando su último año futbolístico en el Monterrey, aunque cabe recordar que aún tiene un contrato por dos años más con el club.

Desde ya, la directiva del Monterrey comenzará su búsqueda por el futbolista que en un futuro pueda convertirse en el referente del equipo, tal y como lo logró Suazo con el que Rayados pudo cosechar cinco títulos, 2 de Ligas y 3 de Concacaf.

De hecho, Suazo ha sido de los mejores jugadores que han llegado al futbol mexicano en los últimos tiempos. Desde el 2007 que arribó a Monterrey ha sido un influyente en cada uno de los éxitos cosechados por la institución en materia deportiva.

El Chupete marcó 12 goles en 6 series Finales, es decir, con un sorprendente registro de dos goles por cada Final. Y solo perdió una.

El próximo sustituto de Suazo cargará con una presión indescriptible, pero por ello la directiva ha comenzado a investigar en todos los mercados por quién el día de mañana invertirá una fuerte suma de dinero para traer como en su momento a la figura de la Selección de Chile.

Rayados ya se decidió a buscarle sustituto a Suazo, ¿pero habrá alguien que pueda cubrir el hueco que en un futuro dejará vacante?