16 de agosto de 2014 / 09:21 p.m.

 

Además de la derrota 2-1 ante el Swansea, el arranque de la temporada 2014-2015, sera recordado por el Manchester United por el curioso momento que protagonizaron Ashley Young y una paloma.

Durante el partido, mientras daba indicaciones a sus compañeros, el futbolista inglés fue defecado por un pájaro.

Dicho momento se ha vuelto en una sensación de Internet, al percatarse que la popo del pájaro, cayo en la boca del "Red Devil", quien se mantuvo concentrado en el juego.

La sorpresa de Young:

 RAFAEL RIVERA