10 de julio de 2014 / 05:41 a.m.

Louis Van Gaal se sintió parte del logro de Romero, adjudicándose el mérito de enseñarle al portero argentino a atajar penales. Entre otras cosas el estratega holandés lamentó no haber podido poner en cancha a Krul, quien atajó en la serie ante Costa Rica.

Sergio Romero, guardameta argentino, recordó sus inicios en el fútbol holandés, cuando Van Gaal lo fichó para el AZ Alkmaar. Dijo también que sus compañeros en la banca lo ayudaron a intuir hacia dónde cobrarían los holandeses.

Cuando sólo tenía 20 años, el meta argentino fichó por el AZ Alkmaar. Fue la primera ocasión en la que dejaba su país para ir a otro donde no conocía el idioma, y "las costumbres eran muy diferentes a las de Argentina", manifestó.

Quien lo invitó al futbol holandés y lo ayudó a sobreponerse a todas las adversidades del cambio fue Louis Van Gaal, actual Director Técnico de Holanda, selección que hoy quedó eliminada de Brasil 2014 gracias a las atajadas de Sergio Romero.

"A Louis fui hasta el vestuario a agradecerle", comentó el arquero argentino, quien fue designado jugador del partido, tras atajar los remates de Vlaar y Sneijder que le dieron a la selección albiceleste la clasificación a la Final de la Copa del Mundo.

"Es un entrenador que desde el primer día me ayudó, me dijo que el portero no era portero, era uno más en su equipo, que él tenía un equipo de 11. Es un entrenador que voy a estar agradecido toda la vida. Yo llegué a los 20 años a Holanda y hablaban un idioma que yo no entendía", recordó Romero, quien actualmente es arquero del Mónaco de Francia.

"Chiquito" también agradeció al estratega de Argentina, Alejandro Sabella, quien fue cuestionado por convocar a Romero pese a tener casi un año de no ser titular en su equipo.

"Se lo dije a él (Alejandro Sabella) cuando esto terminó, me ayudó en el momento más difícil de mi carrera. Se dio el momento justo para agradecerle a Alejandro lo que hizo por mi", mencionó.

Romero reveló que gracias a su intuición y sobre todo a los consejos de sus compañeros en la banca de suplentes, fue que logró adivinar hacia donde tirarían los jugadores holandeses.

"Tenía a mis compañeros del banco suplente diciéndome hacia donde me debía tirar. Le quiero agradecer a todos mis compañeros por todo el trabajo que hicieron, a mí me tocó ahora estar aquí, pero esto en realidad es para todos ellos".